Mundo

Está cerca el fin de la pandemia de la COVID-19, según la OMS

La enfermedad ha afectado a más de 600 millones de personas en el mundo

Desde el 2019 se hablaba de la existencia de la COVID-19 y del índice de contagios masivos que había en China; pero poco a poco se fue expandiendo la enfermedad, hasta llegar a todos los continentes y convertirse en una pandemia mundial.

Cuando la Organización Mundial de la Salud hizo oficial la declaratoria, casi todo el globo terráqueo quedó en jaque, y el confinamiento durante más de tres meses fue obligatorio. Las personas solo podían salir a la calle por emergencias y para suplirse de alimentos, pero todo, tanto trabajo, como estudio y mediano esparcimiento, se hacía en casa.

Pero para fortuna de la población mundial, las vacunas habrían surtido un efecto positivo, por lo que estaría muy cerca el momento para que se declare el fin de la pandemia. Así lo informó este miércoles, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

Lea también: Falsos positivos en Chochó-Sucre: envían al coronel (r) Núñez a la cárcel

Más de 600 millones de personas contrajeron COVID-19

“Nunca hemos estado tan cerca del fin de la pandemia de COVID-19… aún no estamos allí, pero el fin de la pandemia está a la vista», expresó Adhanom Ghebreyesus, quien además explicó que el motivo por el que no se hace la declaratoria inmediatamente, es que se quiere «evitar riesgos» de que se presenten más variantes.

Asimismo el vocero dijo que la OMS elaboró un plan para que los territorios estén preparados ante una eventual situación similar, la cual nuevamente demande la puesta en marcha de un macro sistema de salud y de protocolos nacionales para manejar a las masas.

Dicho plan está «basado en las evidencias de los últimos 32 meses sobre lo que funciona mejor para salvar vidas, proteger las redes de salud y evitar perturbaciones que afecten a la economía y la sociedad».

Según las cifras que se tienen hasta este 15 de septiembre, más de 600 millones de personas se contagiaron con esta enfermedad; y al menos seis millones y medio perdieron la vida desde principios de 2020.