Mundo

Al príncipe Harry le quitaron las iniciales de la reina Isabel II de su uniforme militar

Al parecer la relación con la realeza no presenta ninguna mejoría

El quiebre en las relaciones entre el príncipe Harry y la realeza británica, parece seguir tan firme como al principio de los conflictos. Al hijo menor de la princesa Diana de Gales se le ha visto participar en los actos fúnebres de la reina Isabel II, muy cabizbajo, sobre todo después del último desplante que recibió.

El periódico The Sunday Times informó que estaba «destrozado» porque la corona ordenó retirarle las iniciales de su abuela del uniforme militar que portó para el evento protocolario, algo que para él significó una «humillación», toda vez que su hermano, el príncipe William, sí los llevaba.

Dicho medio también habló de que la relación entre los príncipes no es buena y que de hecho Harry se ha sentido «incómodo» durante estos diez días que ha durado la ‘Operación Puente de Londres’, nombre que reciben los actos fúnebres de su majestad.

Lea también: En vivo: Funeral de la Reina Isabel II en la Abadía de Westminster

El príncipe Harry y su vida fuera de la realeza

El príncipe Harry heredó la irreverencia de su madre en lo que tiene que ver con las normas y reglas ortodoxas de la realeza. En su juventud protagonizó varios escándalos y después de casar con Megan Markle y ver que ella no era del agrado de la familia real, decidió apartarse de la misma, dejar sus títulos e irse a vivir a California.

Esta acción le causó disgusto a la reina en su momento y al resto de sus familiares. Incluso, se dije que su padre que ahora es el rey Carlos III, no quería que él estuviera en Balmoral en el lecho de muert3 de su abuela, y por eso le avisó a última hora, pero le prohibió la presencia de su esposa.

Es decir, cuando todo el círculo cercano a la monarca sabía la noticia desde hacía dos horas, él lo supo a tan solo cinco minutos de que el Palacio de Buckingham emitiera el comunicado oficial. Además se especula que tanto él como su esposa quedaron excluidos del primer banquete que ofrecerá el nuevo rey.