Mundo

Quedaron atónitos en un velorio al recibir sorpresiva llamada: «Aquí estoy»

La víctima había asumido el riesgo de pasar a los Estados Unidos por vías clandestinas

Familiares de Osman Adonay Urbina Ayala creyeron que se les había acabado una parte de la vida, porque hace pocos días les informaron que este joven, de tan solo 15 años de edad, había fallecido cuando intentaba cruzar la frontera hacia Estados Unidos por un paso clandestino. 

Sin embargo, todos los dolientes se llevaron una gran sorpresa cuando en medio del velorio la madre de Urbina Ayala recibió una videollamada y del otro lado del teléfono estaba el mismo hijo que creía mu3rt0, tratando de avisarle que todo salió bien y que estaba sano y salvo.

Según reseñan medios de Honduras, país del cual el joven es oriundo, las autoridades encontraron el cadáver de un joven de 15 años y como la familia de Osman Adonay lo había reportado como desaparecido, le pidieron a sus abogados que identificaran el cuerpo.

El problema es que la víctima había recibido muchos impactos de bala en el rostro y estaba destrozado, motivo por el cual el único modo de identificarlo a simple vista era por otros detalles de su cuerpo. Coincidencialmente ese cadáver dejó ver unas cicatrices en el brazo similares a las que tenía Urbina Ayala, y por eso su madre confirmó que se trataba de él.

Con la confirmación del deceso, los deudos organizaron el velorio y lo llevaron a cabo creyendo que el cuerpo que tenían en el ataúd era de uno de sus miembros. Le hicieron rezos, le compraron coronas de flores y estuvieron a punto de darle cristiana sepultura.

 

Lee también:
Víctor Castro Gutierrez