Entretenimiento

Karol G, Daddy Yankee y otros reguetoneros, recibieron demanda por derechos de autor

El género urbano está siendo sacudido con un nuevo escándalo que involucra a varios músicos, productores y casas discográficas. Hace poco se conoció que la compañía Steely & Clevie Productions presentó una demanda por derechos de autor debido a que al parecer algunos artistas usaron ilegalmente elementos del dancehall jamaiquino de Fish Market, conocido también como dembow; un ritmo que se lanzó en 1989.

En el Tribunal del distrito de los Estados Unidos, quien interpuso la demanda por derechos de autor fue Cleveland Constantine Browne, Anika Johnson, quien es el representante del fallecido Wycliffe Johnson, el documento que consta de 82 páginas fue de carácter publico el pasado 7 de enero por el portal ‘Dancehall Mag’.

Principalmente, la petición legal estaba interpuesta sobre Luis Fonsi, donde se argumentó que varias de sus canciones infringieron los derechos de autor con elementos creados por Steely & Clevie Productions, sin embargo, la demanda tuvo un giro inesperado y se convirtió en una acción legal colectiva en la que se ven involucrados otros cantantes de talla mundial.

El medio DancehallMag tuvo acceso a los registros judiciales los cuales dan a conocer que los acusados fueron divididos en tres grandes grupos de artistas: Daddy Yankee, El Chombo y el anteriormente nombrado Luis Fonsi. Otros cantantes implicados son: Anuel AA, Chris Jedi, Karol G, Farruko, Pitbull, Gaby Music, Luny Tunes, Sech, Sebastián Yatra, Nicky Jam, Ozuna, Tainy, Wisin y Yandel, entre muchos más.

«Los demandantes están informados y creen y ahora alegan que los demandados indujeron, participaron, ayudaron e instigaron a sabiendas y se beneficiaron de la reproducción, distribución y publicación ilegales de una o ambas obras infractoras como se alega anteriormente», expone el documento judicial.

Pese a que no todos los artistas se han manifestado respecto a la demanda, Alexio La Bruja y El Chombo se pronunciaron por medio de sus cuentas oficiales de Instagram, donde se defendieron y dieron sus respectivas opiniones.

«Eso es un patrón rítmico de una batería. No es demandable, a menos que sea un «sampleo» y el «dembow» es algo que cualquier productor puede hacer sin «samplear». Si no fuera por el patrón rítmico de una percusión, no existirían géneros como la salsa, el merengue, la bachata, la balada, el rap, etc.”, escribió Alexio La Bruja.

Convierta Noticias24Colombia en su fuente de noticias aquíAgréganos a tus contactos en #Telegram