¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
ActualidadMundo

Viernes Santos: papa Francisco no participará en el Vía Crucis; acá el por qué

Como se recordará, el papa viene recuperándose de una bronquitis que le tuvo bajo observación durante varios días.

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Como es tradición en el catolicismo todos los Viernes Santos, enmarcados en la Semana Santa, se lleva a cabo el tradicional Vía Crucis. En la actividad es común y muy importante que participe el Papa que en esta ocasión sería el Papa Francisco, pero en esta oportunidad no ocurrirá.

El sumo pontífice no participará en la conmemoración del Vía Crucis en el Coliseo, informaron este viernes, 7 de abril, desde la Oficina de Prensa del Vaticano. Desde allí hicieron una serie de aclaraciones y explicaron los motivos.

«Debido al intenso frío de estos días, el Papa Francisco seguirá el Vía Crucis esta tarde desde la Casa Santa Marta, uniéndose a las oraciones de quienes se reunirán con la Diócesis de Roma en el Coliseo», informó la oficina de prensa de la Santa Sede horas antes de que de comienzo el ritual.

Como se recordará, el papa viene recuperándose de una bronquitis que le tuvo bajo observación durante varios días. Sin embargo, estuvo participando en los eventos de Semana Santa en el Vaticano desde el domingo pasado.

Dentro de la programación de Francisco está previsto participar en una misa de Viernes Santo este viernes por la tarde en la Basílica de San Pedro. Asimismo, está programado para participar en una Misa de Vigilia Pascual este sábado y la misa del Domingo de Pascua desde la Plaza de San Pedro.

El papa y el Jueves Santos

Durante el tradicional Jueves Santos, el papa acudió a un recinto carcelario, donde estuvo hace 10 años, y realizó el ritual de lavar los pies. En esta ocasión lo hizo con 12 jóvenes, esto como recuerdo del gesto que tuvo Jesús con sus doce apóstoles antes de ser crucificado.

El lugar fue exactamente a la Casa del Marmo en Roma, una cárcel de menores ubicada en la periferia de Roma, donde el papa se levantó de su silla de ruedas y procedió a lavar los pies y posteriormente besarlos a 10 hombres y dos mujeres.

En su estadía animó a los fieles a ayudarse entre sí. Según detalló la Santa Sede, dos jóvenes eran de origen gitano, otro croata, otro rumano, otro ruso y otro senegalés y musulmán.

Lee también:
Andrea Montoya Pérez