robert de niro en quiebra