Estilo de vida

Nuestra sexualidad está estancada: ¿cómo podemos avivar el fuego?

"Llevamos 20 años casados y nuestra sexualidad no ha cambiado. Lo encuentro aburrido pero mi marido no me hace caso. ¿Qué puedo hacer?", se pregunta Adele, de 48 años. La Dra. Catherine Solano, sexóloga, responde a su pregunta.

Normalmente y de forma natural, la sexualidad evoluciona. Desde el principio con el descubrimiento, la incomodidad, los nuevos placeres, las posturas, los gestos, las palabras y los intercambios, la complicidad, la intimidad, el conocimiento del otro… Por lo tanto, es normal que quieras que tu sexualidad evolucione. Porque la sexualidad forma parte de las relaciones humanas y las relaciones están vivas, por lo que evolucionan. Una relación que se queda parada es una relación sin vida e inevitablemente, no te llena.

Descubrir el origen del bloqueo

Todos queremos que nuestras relaciones vayan en la dirección correcta. Cuando alguien no quiere cambiar nada, significa que hay un bloqueo. La mayoría de las veces, este bloqueo está causado por un miedo o varios miedos. Así que la pregunta que hay que hacerse es: «¿De qué tiene miedo mi marido? ¿De sentirse abrumado por su deseo? ¿De no estar a la altura? ¿De tener disfunción eréctil si algo cambia en tu relación? ¿De sentirse dominante y de sentirse dominado?

¿Tiene miedo de tener demasiada intimidad? ¿Ha tenido una educación que le ha enseñado a tener miedo al sexo? ¿Ha tenido experiencias sexuales negativas que le han imprimido miedos? Entonces comprenderá que si están en juego esos temores, intentar convencerle de que cambie no será eficaz. Si no quiere cambiar nada, es muy probable que sea incapaz de hacerlo, sujeto a esos miedos. La solución es domar esos miedos, ayudarle a superarlos.

Descubre nuevos juegos íntimos

  • Empieza por mostrarle tu deseo ofreciéndole masajes, dándole muchas caricias, placer… sin pedir nada a cambio. La generosidad gratuita acaba abriendo el corazón de la otra persona. No se sentirá juzgado, medido, observado, sino amado. Y esto es lo que puede reducir sus temores.
  • Atrévete a pedirle una cosa muy pequeña, por ejemplo: «¿Puedes continuar un poco estas caricias que me estás dando? Es mucho menos angustioso para él si le pides una cosa concreta (pequeña) que si le dices: «quiero que nuestra sexualidad cambie», que es muy vago y vasto, y por lo tanto más estresante.
  • Aprende también a comunicar cómo te sientes durante el sexo: si es agradable, excitante, divertido o, por el contrario, desagradable… Pregúntale qué es lo que más le gusta. Esto le dará algunas pistas para conocerte mejor.
  • Y después de hacer el amor, piensa en decirle lo que te ha gustado, tal caricia, tal postura, tal palabra, tal gemido… Será un estímulo, un cumplido, que son antídotos para sus temores. Poco a poco, su confianza aumentará y sus temores disminuirán. Su vida sexual podrá entonces evolucionar, aunque tal vez esto ocurra menos rápidamente de lo que hubiera soñado.

Tenga cuidado, sepa hacer avanzar las cosas poco a poco para no asustarlo, tanto en las palabras como en los actos. Si sientes que sus miedos se acercan, retrocede y vuelve más tarde con dulzura. Porque lo que impide los cambios es a menudo el deseo de ir más rápido de lo que la otra persona es capaz de soportar.

También puede interesarle leer: 6 recomendaciones para ganar peso comiendo sano

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -