AtlánticoColombia

Familia de Luisa Fernanda Pacheco tomaría acciones legales contra la clínica

La jovencita perdió de la vida después de haberse sometido a una intervención quirúrgica

En medio del duelo que está viviendo, la familia Pacheco planea tomar acciones legales contra la Clínica Porto Azul de Barranquilla, por el fallecimiento de Luisa Fernanda Pacheco Peralta, quien pasó seis días internada en sus instalaciones.

La joven de 18 años se cayó por accidente a una alcantarilla de seis metros, el pasado 15 de septiembre. Los bomberos la sacaron y la remitieron a este centro médico en donde le brindaron atención, pero después de someterla a una intervención quirúrgica, anunciaron su deceso.

Pese a que la gerencia dijo en un comunicado que Pacheco Peralta sufrió un «shock séptico» y luego un paro cardiorrespiratorio, los dolientes aseguran que en el caso hubo negligencia médica, que la víctima adquirió una bacteria en el quirófano y que solicitarán una investigación para que haya sanciones correspondientes.

Lea también: Una bacteria le habría quitado la vida a la joven que cayó en una alcantarilla

El relato de la familia Pacheco Peralta

En entrevista con El Heraldo de Barranquilla, Belkis Montañez Peralta, familiar de Luisa, señaló a la clínica Porto Azul de haber retrasa la operación que necesitaba su hija por temas de dinero, ya que -según sus palabras- no la metieron a quirófano hasta que no se pagó la suma de 6 millones de pesos.

«Tomaron la decisión de intervenirla de manera inmediata, pero como estaba bastante débil tuvieron que estabilizarla hasta que ya la llevaron a cirugía. A la una de la tarde entró al quirófano y nos explicaron los riesgos, asegurando que la niña estaba bastante desmejorada y que posiblemente tenían que amputarle la pierna porque no sabían con qué se iban a encontrar. A las tres de la tarde nos llamaron para autorizar la amputación porque definitivamente no había más que hacer, era eso o la vida de la niña», contó Peralta.

La trágica noticia

Luego -recuerda- «el doctor dijo que debíamos esperar 48 horas para ver la evolución. Luego a las 7:00 de la noche cuando ya nos íbamos a retirar porque la niña estaba en UCI y ahí no dejan quedar a nadie, cuando su mamá fue a llevarle unos pañales, nos dieron la noticia que había fallecido, que había entrado en paro y había muerto».

La mujer dice que la familia no ha recibido de la clínica «una explicación clara de lo qué pasó, solo sabemos que ella se contaminó ahí, que esa bacteria fue de ahí del quirófano porque el desmejoramiento de ella fue después de la cirugía»

«Si ella hubiese tenido una bacteria que cogió en el accidente, lo más lógico era no operarla, pero en realidad no nos han dicho qué pasó. Desde el principio todo fue negligencia de la clínica negándonos el servicio primeramente y hasta que no pagamos no la intervinieron. La plata se les entregó al día siguiente del accidente y la vinieron a operar hasta el sábado», precisó.