Estilo de vida

Cómo blanquear la ropa amarillenta

Para que una prenda blanca quede bien, es esencial que el color sea tan impecable como brillante. Lo mismo ocurre con los textiles del hogar, como sábanas, ropa de cama y manteles, que sólo quedan bien si son de un blanco perfecto. Desgraciadamente, la ropa blanca amarillenta es un problema común y recurrente, y no es raro poner la mesa con lo que crees que es un bonito mantel blanco sólo para descubrir que tiene manchas o zonas amarillentas.

Existen muchos productos químicos que pueden solucionar el problema, pero también hay algunos remedios caseros realmente eficaces para que tu ropa blanca vuelva a parecer nueva. Si quieres saber cómo blanquear la ropa amarillenta, lo único que tienes que hacer es coger un bolígrafo y tomar nota de los siguientes consejos.

¿Cómo blanquear la ropa amarillenta?

Aquí tienes algunos consejos para blanquear la ropa amarillenta:

  • Agua con limón
  • Bicarbonato
  • Vinagre blanco
  • Peróxido de hidrógeno y detergente líquido
  • Leche

Agua con limón

Si ves manchas amarillentas concentradas en una zona de la ropa, por ejemplo en el cuello o en la zona de las axilas de una camiseta blanca, puedes aplicar zumo de limón directamente sobre la mancha. Una buena forma de hacerlo es cortar el limón por la mitad y frotar una mitad sobre la mancha. Una vez hecho esto, déjalo actuar durante unos 30 minutos. Durante este tiempo, prepara un recipiente con agua caliente y añade zumo de limón (calcula el zumo de un limón por cada litro y medio de agua). Introduce la prenda en el recipiente y déjala en remojo durante al menos una hora. Pasado este tiempo, escúrrela, sin enjuagarla, y déjala al sol hasta que esté completamente seca. Una vez seco, lávalo y verás como las manchas amarillas han desaparecido.

Bicarbonato

Si las manchas amarillentas de tu ropa blanca son persistentes y lo has intentado todo pero no logras eliminarlas, el bicarbonato de sodio suele ser la solución milagrosa que necesitas. Esta técnica puede combinarse con limón para obtener mejores resultados.

Para las manchas rebeldes, prueba a mezclar una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio con zumo de limón hasta formar una pasta y luego extiéndela sobre las manchas. Como en el caso anterior, deja actuar el bicarbonato para limpiar bien la zona. Además de blanquear la ropa amarillenta, el bicarbonato eliminará los malos olores atrapados en las fibras. Pasados unos minutos, prepara un recipiente con agua (unos dos litros) y añade ½ taza de bicarbonato. Sumerge la prenda y déjala en remojo durante al menos 1 o 2 horas. Enjuagar bien con agua fría y dejar secar al sol.

Vinagre blanco

El vinagre es un muy buen aliado en la limpieza del hogar y también puede utilizarse para devolver a la ropa blanca su color original sin dañar el tejido. Para blanquear la ropa amarillenta con vinagre, existen dos técnicas, veámoslas:

Mezcla la misma cantidad de vinagre blanco y agua en un recipiente y deja en remojo la ropa que quieras blanquear durante una hora aproximadamente.

Pon un poco de vinagre blanco (de 2 a 3 cucharadas) en el compartimento de la lavadora con el detergente que utilices normalmente y lava inmediatamente.

En ambos casos, tras el enjuague, debes dejar que la ropa se seque al sol.

Agua oxigenada y detergente líquido

Es posible blanquear la ropa amarillenta utilizando el agua oxigenada. Para utilizar el agua oxigenada, primero debes asegurarte de que la ropa está limpia y sólo amarillea por el paso del tiempo. En estos casos, remoja los manteles o toallas amarillentos en un recipiente que contenga la misma cantidad de agua que de agua oxigenada. Añadir un poco de detergente líquido neutro y dejar en remojo durante una hora. Enjuaga bien, deja secar y verás que tu ropa blanca vuelve a estar impecable.

Leche

La leche fría también es un remedio muy eficaz para devolver la blancura a la ropa amarillenta. La única condición para que esta técnica sea eficaz es el amarilleamiento; de hecho, sólo funciona en tejidos con un tono amarillento general y no en manchas amarillas localizadas y persistentes. Para utilizarla, hay que mezclar agua fría en un recipiente y añadir el doble de leche recién sacada de la nevera. Sumerge la prenda en la mezcla y déjala al menos seis horas (preferiblemente por la noche y durante toda la noche). Pasado este tiempo, enjuagar, lavar a máquina y secar al sol.

Consejos para evitar que la ropa amarillee

No es extraño que la ropa blanca se vuelva amarilla, pero a veces el uso de determinados productos o la forma de guardar la ropa pueden hacer que se vuelva amarilla. Sin embargo, hay algunos consejos muy sencillos que se pueden aplicar para mantener la ropa blanca el mayor tiempo posible. Veámoslos:

El cloro es uno de los productos más utilizados para blanquear la ropa y añadirlo de vez en cuando a las máquinas blanqueadoras es una buena idea. El problema viene cuando lo utilizas con demasiada frecuencia o en una cantidad demasiado grande, ya que puede tener el efecto contrario y amarillearás las telas blancas.

Si es posible, deja secar la ropa blanca al sol, ya que los rayos solares y la luz ultravioleta ayudan a «activar» el blanqueador o los remedios que hayas utilizado.

Cuando te apliques cosméticos, como crema hidratante corporal, desodorante, perfume o maquillaje, asegúrate de que no entren en contacto directo con los blancos. Espera a que las cremas o desodorantes se evaporen de tu cuerpo antes de ponértelos, ya que muchas manchas amarillas en la ropa proceden de estos productos.

Procura lavar la ropa blanca separada de la de color para evitar que se decolore.

Siempre debes guardar la ropa completamente seca. Además, sacúdelas bien antes de colgarlas en un armario o doblarlas y guardarlas en un cajón, ya que la humedad o el polvo en las prendas blancas pueden hacer que amarilleen con el tiempo.

Puede interesarle: Así puedes limpiar tus zapatos blancos y dejarlos como nuevos

Convierta Noticias24Colombia en su fuente de noticias aquíAgréganos a tus contactos en #Telegram