¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Cómo preparar yogur griego casero: una opción saludable y deliciosa

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

El yogur griego es un alimento delicioso y saludable que se ha vuelto muy popular en los últimos años. A diferencia del yogur tradicional, el yogur griego se caracteriza por su textura cremosa y espesa, así como por su mayor contenido de proteínas. Afortunadamente, hacer yogur griego casero es más fácil de lo que puedes imaginar, para lograrlo necesitarás:

Ingredientes

  • 1 litro de leche (puede ser leche entera o desnatada, según tus preferencias)
  • 2 cucharadas de yogur natural (con cultivos vivos y activos) como cultivo inicial
  • 1 taza de yogur natural griego (opcional, para obtener un sabor más auténtico)
  • Opcional: endulzantes naturales como miel, azúcar de coco o estevia (al gusto)

Pasos para preparar el yogur griego casero

Calienta la leche: Vierte la leche en la olla grande y caliéntala a fuego medio-alto hasta que alcance una temperatura de alrededor de 82°C (180°F). Esto ayudará a matar las bacterias no deseadas y a preparar la leche para la fermentación. Utiliza el termómetro de cocina para controlar la temperatura.

Enfriar la leche: Retira la olla del fuego y deja que la leche se enfríe hasta alcanzar una temperatura de alrededor de 43°C (110°F). Es importante esperar a que la leche esté lo suficientemente fría, ya que una temperatura demasiado alta puede matar los cultivos de yogur.

Agregar el cultivo inicial: Una vez que la leche haya alcanzado la temperatura adecuada, agrega las dos cucharadas de yogur natural como cultivo inicial. Mezcla bien para asegurarte de que los cultivos se distribuyan de manera uniforme en la leche.

Fermentación: Vierte la leche con el cultivo inicial en el recipiente de vidrio y ciérralo con la tapa hermética. Coloca el recipiente en un lugar cálido, como el horno apagado o una incubadora de yogur, y déjalo reposar durante al menos 4-6 horas, o hasta que el yogur adquiera la consistencia deseada.

Colar el yogur: Si deseas obtener una textura más espesa y cremosa, puedes colar el yogur para eliminar el suero. Coloca un colador sobre un recipiente y cúbrelo con el paño de cocina limpio. Vierte el yogur en el colador y déjalo reposar en el refrigerador durante varias horas o toda la noche. Cuanto más tiempo lo dejes colar, más espeso será el resultado final.

Saborización y almacenamiento: Si deseas agregar sabor a tu yogur griego casero, puedes endulzarlo con miel, azúcar de coco o estevia, según tus preferencias. Mezcla bien para asegurarte de que el endulzante se distribuya de manera uniforme. Transfiere el yogur a un recipiente limpio y hermético y guárdalo en el refrigerador. Se mantendrá fresco y delicioso por aproximadamente una semana.

Ya sea que lo disfrutes solo, con frutas o como aderezo en tus platos favoritos, el yogur griego casero seguramente te brindará una experiencia culinaria satisfactoria y nutritiva. ¡Así que adelante, pon manos a la obra y disfruta de tu propio yogur griego casero!

4.6/5 - (5 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Daniela López González
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información