¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Mundo

Un transexual confesó haber usado aspecto femenino para abusar de una joven

El individuo, de ascendencia escocesa, admitió los cargos

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Conmoción ha despertado en el Reino Unido el caso de una menor que fue abusada por un hombre de 53 años, identificado como Andrew Miller, quien reconoció ser el autor del crimen, revelando que para ello se valió de su ‘fase femenina’ como transexual, la cual le sirvió para atraer a la menor, generar confianza en ella y posteriormente abusarla.

Miller, alias Amy George, admitió abiertamente en los tribunales su responsabilidad en los cargos que se le imputaban, los cuales incluían agresión sexual, consumo de pornografía en presencia de menores y posesión de un gran número de imágenes de pornografía infantil, aproximadamente 242.

El individuo, de ascendencia escocesa, admitió los cargos el jueves durante una comparecencia en el Tribunal Superior de Edimburgo. Las autoridades describieron las acciones realizadas por el individuo transgénero como «actos horrendos» y señalaron que revelaban un comportamiento altamente desviado y depravado.

Según lo relatado por el agresor, los sucesos tuvieron lugar en febrero pasado, cuando el agresor sexual se acercó a la joven mientras se dirigía hacia su hogar. Aprovechándose de su apariencia femenina, le ofreció amablemente llevarla en su vehículo.

Sin embargo, después de que la joven aceptó y subió al automóvil, Miller decidió no dirigirse hacia Scottish Borders, donde vivía la joven, sino que se desvió y, en un lugar apartado, comenzó a llevar a cabo acciones inapropiadas en contra de ella.

Se estima que la niña fue secuestrada y retenida en una habitación durante aproximadamente 27 horas; tiempo en el que el Miller abusó de ella en repetidas ocasiones. Según la declaración de la joven, mientras estuvo retenida por el trans, llevaba puesta ropa interior de mujer en todo momento.

El agresor se había identificado como una mujer

Teniendo en cuenta la reconstrucción de los hechos llevada a cabo por el periódico británico Daily Mail, la joven intentó huir de la ubicación mientras el hombre dormía. Sin embargo, al no tener éxito en su escape, optó por utilizar un teléfono de línea para informar a las autoridades y denunciar el terrible caso de abuso sexual al que estaba siendo sometida.

La policía local al recibir la inquietante llamada y, además de registrar la declaración de la joven, utilizaron herramientas de geolocalización para encontrar la dirección donde se encontraban tanto la joven como su agresor.

La joven hizo una denuncia alegando que, a pesar de sus múltiples súplicas para que la dejara ir, el hombre la amenazó y trató de calmarla diciéndole que nunca la dejaría salir, argumentando que ahora ella era como su propia familia.

Después de rescatar a la niña, la llevaron a un centro médico donde la evaluaron, y se recopiló evidencia crucial para la investigación actual. Además se informó que cuando las autoridades arribaron al sitio del incidente, lograron confirmar que la persona responsable se había identificado como una mujer y había afirmado ser carnicera de profesión, con su propio negocio.

Cuando fue detenido, el perpetrador llevaba puesto «pantalones diseñados para mujeres y un sujetador con una prótesis de silicona», según el informe de las autoridades. También se menciona que el agresor tenía las uñas de las manos y los pies bien cuidadas.

Sin embargo, durante la audiencia llevada a cabo el jueves, el agresor sexual solicitó ser mencionado como una persona del sexo masculino. Según lo informado por el medio local, durante la audiencia en la que el individuo transgénero reconoció haber cometido los delitos, participó a través de una videollamada, ya que no fue trasladado desde la HMP Edinburgh, una prisión masculina destacada en Escocia, hasta Londres.

Durante la intervención policial, las autoridades se incautaron de ciertos objetos personales del perpetrador, como su ordenador, en el cual lograron detectar la presencia de contenido de carácter ilegal relacionado con la explotación infantil, además de revelar una atracción peculiar hacia los pies.

Lee también:
Daniela López González