¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Mundo

Un cardiólogo fue acusado de haberle quitado la vida a dos pacientes

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

En Alemania, se llevó a cabo la captura de un cardiólogo bajo sospecha de ser el responsable del deceso de dos pacientes al administrarles dosis excesivas de sedantes. El profesional de la medicina desempeñaba su labor en el Hospital Charité de Berlín, la capital germana, y fue suspendido el verano pasado mientras se llevaba a cabo la investigación.

“Se sospecha que el hombre de 55 años, que fue suspendido de Charité en agosto de 2022, administró, a sabiendas, dosis tan altas de un sedante a pacientes gravemente enfermos en la unidad de cuidados intensivos en dos casos en 2021 y 2022, que acabaron muriendo”, señala la nota policial.

El lunes pasado, un mensaje de la Policía de Berlín proporcionó detalles sobre la situación: “El médico estaba de baja desde agosto de 2022 #Charité, mató a 2 pacientes en 2021/2022, con dosis excesivas de sedantes. Fue arrestado esta mañana y llevado ante un juez para emitir su orden de arresto.”

No había manifestado su deseo de recibir la eutanasia

Según el diario AS, la organización benéfica de Berlín, conocida como la Charité de Berlín, había presentado una solicitud a la Fiscalía alemana para que se iniciara una investigación. Sin embargo, hubo un considerable retraso hasta que finalmente se emitió una orden de arresto. Este hecho se debió a que se modificó el estatus legal del caso a «sospechoso urgente», que representa el nivel más alto de sospecha en el sistema legal penal del país.

El estatus experimentó un cambio tras la evaluación de un especialista, quien determinó que en al menos dos de los cuatro fallecimientos bajo investigación, las elevadas cantidades de sedante no contaban con una «justificación médica».

Por otra parte, de acuerdo con el periódico alemán Tagesspiegel, no se comprende claramente la razón detrás de las acciones supuestamente delictivas llevadas a cabo por este cardiólogo de 55 años. Un representante de la Fiscalía citado por Tagesspiegel, asegura que no hay una confirmación clara de que los pacientes, quienes se hallaban en una condición de salud frágil, hubieran expresado su deseo de recibir la eutanasia. Además, no hay información precisa acerca de la edad de los pacientes.

Lee también:
Daniela López González