Colombia

El dramático relato de Silvia Carvajal tras pasar 18 días secuestrada en el Catatumbo

Su padre reveló detalles del viacrucis que vivió la familia en ese tiempo

Colombia ha vivido unas semanas muy duras en lo que a seguridad respecta y una muestra de ello es que el mismo día que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) estaba liberando al padre de Luis Díaz en Valledupar, un grupo comando secuestraba a la joven Silvia Carvajal en la región del Catatumbo.

A esta mujer de 19 años, estudiante universitaria, la raptaron tras interceptar el carro particular en el que se movilizaba con un par de amigos por vías del municipio de Sardinata.

Desde entonces pasaron 18 días, hasta que este 28 de noviembre finalmente la liberaron y ella pudo volver con su familia. Su padre, Neil Carvajal, contó el drama que vivieron todos sus allegados al no saber nada sobre el paradero de ella.

Foto: tomada de Facebook.

Silvia Carvajal estuvo en tres casas

El padre de Silvia Carvajal contó detalles del tiempo en cautiverio al diario El Tiempo, con base en el testimonio que le entregó su hija tras volver a la casa. Ella indicó primera que la liberación se dio luego de que la obligaran a caminar por muchas horas desde una montaña, posteriormente la subieron a una mula y después en una moto.

Esa moto la llevó hasta una avenida y la dejó dándole la indicación de que esperara media hora para hacer cualquier movimiento. Una vez cumplido el tiempo ella corrió por la carretera hasta que encontró ayuda con un vigilante y llamó a su padre.

Foto: Fecebook

El dramático relato de su padre

«Estos días fueron trágicos para mí, una pesadilla. Yo evadía las comidas y dormía poco. Intentaba ser fuerte, pero a veces me imaginaba el sufrimiento de mi hija y pensaba cosas negativas. Fue un proceso perturbador», contó.

“Mi hija siempre estuvo encadenada y la obligaron a caminar ocho horas por una montaña hasta llegar a una piedra grande donde la mantuvieron. La tenían con los ojos vendados, y cuando le quitaban el trapo la amenazaban con armas para que agachara la cabeza”, agregó.

Colombianos secuestrados / secuestros la murga periodistas
Foto: banco de imágenes de Canva.

Del mismo modo afirmó que «volver abrazarla fue la felicidad más grande del mundo. Estábamos contentos y preocupados por su salud, por verla con una ropa muy deteriorada. No pudo bañarse por varios días y cuando se lo permitían tenía que hacerlo delante de los hombres que la vigilaban».

 

Lee también:
Víctor Castro Gutierrez