¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Mundo

EE. UU. y Canadá rechazan a migrantes ilegales que crucen por frontera común

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

El presidente de EE. UU. Joe Biden dio a conocer este viernes un acuerdo que hizo con Canadá para frenar la migración ilegal en la frontera común, durante su primera visita al país vecino del norte, la cual tenía el propósito de afianzar la amistad entre los dos países.

«Estados Unidos y Canadá trabajarán juntos para desalentar los cruces ilegales por la frontera», puntualizó Biden durante un discurso en el parlamento en Ottawa. Asimismo resaltó el compromiso de Canadá de acoger a 15.000 migrantes provenientes del continente Americano.

Ahora bien, el trasfondo de este acuerdo es la situación de «Roxham», la cual se considera una vía de paso irregular usada por unos 40.000 inmigrantes que llegaron desde Estados Unidos a Quebec el año pasado, burlando de esa manera los puntos legales de entrada.

Sin embargo, su cierre preocupa a las ONG de apoyo a los migrantes, debido a que «el impacto sobre refugiados en peligro extremo es devastador. El resultado será empujar a la gente a intentar travesías todavía más peligrosas en zonas aisladas» o llevarlos hacia traficantes de personas, sentenció Julia Sande, de Amnesty Internacional.

De acuerdo con los reportes previos al encuentro el cambio del cierre de Roxham Road, Ottawa aceptaría recibir a unos 15.000 solicitantes de asilo de América Latina a través de canales legales como terminó de anunciarse. La medida mitigaría la presión en la frontera sur estadounidense.

«Es un gran placer tener a un gran amigo aquí», lanzó el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, antes de una reunión bilateral en el propio Parlamento. Biden fue aplaudido en el Legislativo, en particular cuando elogió el compromiso de los dos países de apoyar a Ucrania en su guerra con Rusia.

EE. UU. y Canadá de consideran «dos pueblos» que comparten un «mismo corazón», y «en caso de desacuerdo» solucionan sus problemas «con amistad y buena voluntad». Cabe resaltar que, la relación entre Washington y Ottawa es visiblemente más afectuoso a diferencia de cuando el Donald Trump era presidente, pese a que aún hay algunos puntos que pueden desencadenar un conflicto.

Lee también:
Daniela López González