¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Mundo

Ataque perpetrado por EE. UU. dejó varios fallecidos en Siria

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Luego de que el Pentágono diera a conocer que debido a un ataque con un dron de fabricación iraní el jueves 23 de marzo perdió la vida un ciudadano y contratista estadounidense en Siria, el gobierno de EE. UU. decidió tomar una dura represalia. El ataque registrado en una instalación de mantenimiento de una base cerca de Hasaké, ubicada al noreste de Siria, también dejó a otro contratista y cinco soldados estadounidenses heridos.

Debido a esto, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, dio a conocer que por orden del mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó “ataques aéreos de precisión en esa zona de Siria contra las instalaciones utilizadas por grupos afiliados al cuerpo de los Guardianes de la Revolución” iraníes.

“Tal como dijo claramente el presidente Biden, tomaremos todas las medidas necesarias para defender a nuestros conciudadanos y responderemos siempre en el momento y lugar de nuestra elección”, puntualizó Austin. Precisamente luego de llevar a cabo el ataque y de acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Te puede interesar: Un hombre abusó de su hermanastra y se cambió de sexo para ir a la cárcel de mujeres

“Los ataques estadounidenses tuvieron como objetivo un depósito de armas en la ciudad de Deir Ezzor, dejando a seis combatientes proiraníes muertos”, dijo la OSDH.  Seguidamente agregó que “otros cinco combatientes murieron en ataques contra posiciones de grupos iraníes cerca de Mayadin y en otro cerca de Al Bukamal”, enfatizando en que dos de los 11 fallecidos son sirios.

El OSDH también informó hace poco que el grupo terrorista Estado Islámico degolló a 15 personas que buscaban y recolectaban trufas en el centro de Siria, y reportó que otras 40 se encuentran desaparecidas. Desde febrero, por lo menos 150 personas, en su mayoría civiles, han perdido la vida a manos del grupo Estado Islámico o han sido víctimas de minas dejadas por los extremistas.

Los grupos iraníes y sus aliados, partidarios del régimen de Damasco, están fuertemente implantados en zonas cercanas a la frontera con Irak, que constituyen un importante punto de paso de armas hacia Siria. Por su parte, las tropas estadounidenses apoyan también a las Fuerzas Democráticas Sirias, el ejército de facto de los kurdos en la región, que encabezó la batalla contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) para sacarlo de los últimos territorios que controlaba en Siria en 2019.

Lee también:
Daniela López González