¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Mundo

El reto viral que acabó con la vida de niña de 13 años

Estas sustancias inhalables generan en el organismo una sensación "anestésica"

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Esra Haynes, una joven de 13 años de Melbourne, Australia, y estudiante de octavo grado, falleció días después de participar en un reto viral durante una pijamada con sus amigas el 31 de marzo. Según un informe del New York Post, basado en el relato del periódico Current Affairs, Paul y Andrea, los progenitores de la niña, jamás imaginaron que una noche de pijamas acabaría de esta manera.

“Era solo la rutina habitual de salir con sus amigas” dice la madre Andrea. “Siempre supimos dónde estaba y sabíamos con quién estaba. No fue nada fuera de lo común”, agrega Paul, el padre.

El reto viral entre las adolescentes se conoce como Chroming en inglés. Esta tendencia implica la inhalación de sustancias peligrosas que provienen de diversos productos como aerosoles, pinturas, disolventes, marcadores permanentes, removedores de esmalte, laca para el cabello, desodorantes, encendedores líquidos, pegamento, productos de limpieza, óxido nitroso e incluso gasolina.

Estas sustancias inhalables generan en el organismo una sensación «anestésica» o placer momentáneo, lo que disminuye la función cerebral del sistema nervioso central. En este caso, Esra habría respirado sustancias químicas provenientes de un desodorante en aerosol. “Tenemos las imágenes en nuestra mente que nunca se borrarán, ya sabes, de lo que nos enfrentamos”, cuenta su padre sobre esa noche.

La joven experimentó un paro cardíaco y sufrió daños en el cerebro

Cuando los padres arribaron al lugar, se encontraron con los paramédicos tratando de reanimar a Esra en el sitio. Le comunicaron a su madre que la adolescente había estado involucrada en el consumo de una sustancia peligrosa. Como resultado, la joven experimentó un paro cardíaco y sufrió daños en el cerebro.

Esra experimentó un desenlace trágico debido a la exposición de dichos productos, lo cual la llevó a ser trasladada urgentemente al hospital y ponerse bajo la supervisión de equipos médicos para recibir soporte vital.

Una semana después, los médicos le explicaron a su familia que “su cerebro estaba dañado sin posibilidad de reparación”, sus padres decidieron apagar las máquinas: “Nos están pidiendo que traigamos una familia, amigos para despedirnos de nuestra hija de 13 años”, dijo su padre en ese momento y añadió: “Fue algo muy, muy difícil de hacer con un alma tan joven”.

La joven fue abrazada «hasta el final» por sus hermanos mayores y padres, quienes instan a tomar medidas adicionales para evitar que otras familias atraviesen esa tragedia. Además, hacen un llamado a los fabricantes de aerosoles para que modifiquen las fórmulas y las hagan más seguras.

También se plantea la idea de incluir la enseñanza de técnicas de reanimación en todos los colegios de Australia y de garantizar que esas destrezas de primeros auxilios se renueven cada dos años.

“Para mí, es una pistola en el estante”, dice el padre de la menor, refiriéndose a las latas de desodorante. “Necesitamos que los fabricantes den un paso adelante y realmente cambien la formulación o los propulsores”, afirma.

Lee también:
Daniela López González