¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Razones por las que no debes lavarte la cara en la ducha

Aunque puede ser bastante práctico, lavarte la cara mientras te bañas en la ducha, no es lo ideal

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Por lo general, cuando tomamos una ducha, es muy práctico lavarte la cara en ese momento, por lo que sugerir no hacerlo pare algo sin sentido. Sin embargo, en este artículo te explicaremos porque no te debes lavar la cara en la ducha.

Porqué no debes lavarte la cara en la ducha

Aunque no lo creas, existen muy buenas razones por las que no debes lavarte la cara o hacer una rutina de higiene facial en la ducha. Factores como la temperatura del agua, la presión de la ducha, la combinación de productos del cabello con los productos faciales y el desperdicio de agua.

En climas fríos, las personas acostumbran a usar agua caliente para bañarse, algo que no es beneficioso para nuestro rostro. La academia estadounidense de dermatología recomienda usar solo agua tibia al lavarnos la cara. Y cuando nos duchamos es muy probable que la temperatura de la ducha se mas caliente que lo que nuestro rostro debería soportar.

Joshua Zeichner, investigadora cosmética afirma que: “Las temperaturas extremas, como la ducha caliente pueden causar dilataciones de los vasos sanguíneos y la ruptura de tejidos delicados”, en suma, el agua caliente elimina los aceites naturales de la piel, que son necesarios para mantener su integridad.

Otra razón es la presión del agua con la que cae en el rostro. Con respecto a esto, Hannah Nathanson habla de lo inconveniente de esto: “Puede parecer una cosa pequeña, pero pararse directamente debajo del chorro de una ducha presurizada es como usar movimientos bruscos de arrastre hacia abajo al aplicar la crema hidratante, que a su vez puede envejecer”.

Dos factores adicionales que hay que considerar es el medio ambiente y la mezcla de productos en nuestro rostro. Al lavarte la cara mientras te bañas, sumas más tiempo en la ducha, gastando más agua, que si lo hiciéramos en el lavamanos. Además, lavarte la cara en la ducha, implica que los productos químicos del cabello se mezclaran con los de la cara. Esto podría ocasionar un cambio de pH en nuestro rostro, inclusive incurrir en alergias.

En conclusión, no te laves la cara en la ducha. Hagámoslo en un lavamanos, con agua tibia, unos paños húmedos y productos adecuados para nuestra piel y pH. ¡Cuidemos nuestro rostro y de paso el medio ambiente ahorrando agua!

También te puede interesar leer: Mantén tu corazón sano siguiendo estos consejos

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Lina Muñóz Rojas
Últimas entradas de Lina Muñóz Rojas (ver todo)