¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Olas de Calor: Consejos para mantenerse fresco y seguro

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

El aumento de la temperatura ha llevado a la proliferación de olas de calor en muchas partes del mundo. Estos períodos prolongados de altas temperaturas pueden resultar incómodos e incluso peligrosos para la salud. Sin embargo, con algunos consejos simples, podemos sobrellevar las olas de calor de manera más efectiva, manteniéndonos frescos y seguros.

Mantén tu hogar fresco

  • Cierra las persianas y cortinas durante el día para bloquear la entrada de luz solar directa. Esto ayudará a mantener las habitaciones más frescas.
  • Utiliza ventiladores o aires acondicionados para mejorar la circulación del aire en tu hogar. Si no tienes acceso a un aire acondicionado, coloca recipientes de agua fría o bolsas de hielo frente a los ventiladores para crear una brisa refrescante.
  • Evita utilizar electrodomésticos que generen calor, como el horno, durante las horas más calurosas del día. Opta por comidas ligeras y frescas que no requieran cocción prolongada.

Hidratación adecuada

  • Bebe agua regularmente, incluso si no sientes sed. Mantenerse hidratado es fundamental para regular la temperatura corporal y prevenir la deshidratación.
  • Evita el consumo excesivo de alcohol y bebidas con cafeína, ya que pueden tener un efecto deshidratante en el cuerpo.
  • Aprovecha las frutas y verduras de temporada e incrementa su consumo, ya que su alto contenido de agua puede ayudarte a mantenerte hidratado.

Viste ropa adecuada

  • Opta por ropa ligera, holgada y de colores claros que permita una mejor circulación del aire y refleje la luz solar.
  • Aplica protector solar en todas las áreas expuestas de tu cuerpo para evitar quemaduras solares.

Planifica tus actividades al aire libre

  • Evita realizar actividades físicas intensas durante las horas más calurosas del día. Si es necesario, elige las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, cuando las temperaturas son más suaves.
  • Busca lugares sombreados o con acceso a agua, como parques con fuentes o piscinas, para refrescarte y descansar.

Finalmente, cuida de las personas vulnerables. Presta especial atención a niños, ancianos y personas con condiciones médicas especiales, ya que son más susceptibles al calor extremo. Asegúrate de que estén hidratados y que cuenten con un ambiente fresco y seguro.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Daniela López González