¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¡Ojo! Esto es lo que pasa si le das pan a perros y gatos

El proceso digestivo de las mascotas no es igual al de los humanos

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Tener perros o gatos en casa (o ambos), significa que muchas de las acciones que antes se hacían en soledad, ahora ya no podrán hacerse de la misma forma, pues las mascotas suelen acompañar a sus amos a todos lados, sobre todo cuando se sientan a la mesa a comer.

Los perros -sobre todo-, suelen ladrar o patear las piernas de sus humanos para pedir algo de lo que estos están consumiendo, independientemente de lo que sea, hasta con cosas que ni siquiera les gustan; solo es un instinto o impulso casi que involuntario que tienen de hacer lo que les sea posible para probar aquello que les parece atractivo.

Muchas veces, o tal vez digamos que la mayoría, la acción de los amos es sacar un trozo de su plato y llevarlo a la boca de sus perros o gatos para que estos se queden tranquilos. Con esto se cree que se hizo una buena acción por cumplir el deseo de los peluditos, pero hay que tener en cuenta que se les podría estar causando un daño, ya que su proceso digestivo no es igual al de una persona y por ende, no es tolerante de algunos alimentos.

ingreso o salida de perros y gatos en Colombia

¿Qué ocurre con el pan y los perros y gatos?

El pan, muy consumido en los hogares, no es un alimento 100 % malo para las mascotas. El peligro viene cuando los humanos abusan de las cantidades y les dejan comer hasta un pan entero. Cuando esto ocurre, el sistema digestivo de estos dos tipos de animales entra en un conflicto, ya que no está capacitado para digerir los componentes del pan.

Así las cosas, cuando un perro o un gato come demasiado pan, rápidamente comenzará a presentar hinchazón estomacal, vómitos, náuseas, hipo, flatulencia o debilidad. En este sentido, evita sucumbir ante sus ‘tácticas’ de manipulación, y acostumbra a tus mascotas a alimentarse con la comida que está hecha acorde con su organismo.

Tips adicional

– No intercambies los concentrados, es decir, no le des a un perro los del gato o viceversa.
– Ninguno de los dos debería comer dulce, sal o picante (eso incluye la leche procesada, que es uno de los mayores errores a la hora de alimentarlos).
– Ni caninos ni felinos domésticos deben comer aguacate, cebolla, tomate verde o ajo.
– No les des teína, cafeína ni cacao.
– Evita las grasas, el huevo y las semillas de frutas.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Víctor Castro Gutierrez