¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Colombia

La grave advertencia de la Defensoría del Pueblo sobre las elecciones territoriales

Son 12 los departamentos con más municipios en riesgo

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

El Defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis, expresó su preocupación ante lo que podría ser el escalamiento de la conflictividad social en el marco de las elecciones territoriales, durante o después de la jornada democrática que se avecina, en 133 municipios de 24 departamentos, incluida la capital del país.

“De acuerdo con información acopiada por nuestro Observatorio de Conflictividad Social, identificamos que podrían suceder actos de perturbación al certamen democrático y alteraciones del orden público por una posible inconformidad de ciudadanos con los resultados electorales de este 29 de octubre. Esto, de ser así, derivaría en manifestaciones o protestas, disturbios y asonadas”, indicó el Defensor del Pueblo.

Departamentos con municipios en riesgo

Los 12 departamentos con más municipios en riesgo son Bolívar (13); Antioquia y Chocó (11 cada uno); Sucre y Magdalena (nueve cada uno); Caldas, Meta y Córdoba (siete cada uno), y Santander, Cauca, La Guajira y Boyacá (seis cada uno). Les siguen Norte de Santander (cinco); Cundinamarca, Nariño, Huila y Atlántico (cuatro cada uno); Casanare y Cesar (tres cada uno); Caquetá, Risaralda y Valle del Cauca (dos cada uno), y Guaviare y Tolima (uno cada departamento).

Para el caso de Bogotá, revisten riesgo las localidades de Bosa, Ciudad Bolívar, Usme y Sumapaz (en el sur de la ciudad), Kennedy (suroccidente) y Suba (noroccidente).

elecciones
Foto: Defensoría del Pueblo

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo a tener en cuenta para prever el escalamiento de la conflictividad electoral a situaciones de violencia durante la jornada democrática son:

  • Las irregularidades electorales, como el incremento atípico de inscripción de cédulas y trashumancia electoral.
  • Antecedentes de protestas, disturbios y asonadas en las elecciones regionales del 2011, 2015 y 2019.
  • Las movilizaciones, manifestaciones o plantones previos al certamen electoral, que durante los primeros nueve meses del 2023 aumentaron 26% en relación con el mismo periodo del año pasado.
  • Resoluciones sobre solicitudes de revocatoria de inscripción de candidatos, falta de confianza en las instituciones y en el proceso electoral.
  • La polarización política y pugnacidad entre las campañas.

Con información de Defensoría del Pueblo

Lee también:
María Vargas Jimenez
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información