Colombia

Hablan policías que estuvieron secuestrados en San Vicente del Caguán: «Demasiado horrible»

Pasaron más de 30 horas en poder de manifestantes

Algunos de los más de 70 policías que estuvieron secuestrados durante más de 30 horas en San Vicente del Caguán-Caquetá, hablaron de lo sucedido y definieron como algo «demasiado horrible» el tiempo que pasaron en poder de los manifestantes, quienes se tomaron de manera violenta la empresa petrolera Esmerald Energy, ubicada en la vereda Los Pozos.

«Gracias a las gestiones del ministro de Defensa y del Interior han quedado libres todos los miembros de la Policía y los funcionarios de la petrolera retenidos en San Vicente del Caguán, Caquetá», confirmó el presidente Gustavo Petro en horas de la noche de este viernes.

El patrullero Yonier Roser, dio a Noticias Caracol las siguientes declaraciones: «Es algo demasiado horrible, por las circunstancias que pasaron, el compañero que nos m@tar0n, como nos tuvieron, lo qué pasó». Con esto Roser se refería al subintendente Ricardo Arley Monroy Prieto, quien perdió la vida por un disparo de fusil a manos de la turba.

Otros tantos de los uniformados que recobraron la libertad, confirmaron que las personas que los mantuvieron en cautiverio y en condiciones deplorables, también les quitaron absolutamente todas las pertenencias que llevaban consigo, es decir, los robaron, y por tal motivo volvieron a casa sin ningún elemento personal.

El origen del caos en San Vicente del Caguán

El caos en San Vicente del Caguán comenzó a crecer a mediados del mes de febrero, cuando la comunidad optó por las vías de hecho para reclamar por los presuntos acuerdos incumplidos por parte de la empresa petrolera antes mencionada.

Luego de eso, volvieron el 1 de marzo y se tomaron a la fuerza y de manera violenta los pozos petroleros, al punto de que causaron un incendio en el área. Por tal razón, intervino el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), pero todo se volvió un caos.

Además del uniformado fallecido, también se habla de un campesino como víctima fatal de los hechos, y de al menos 10 personas heridas durante los enfrentamientos que se extendieron por varias horas hasta que los locales se hicieron con el poder y sometieron a la autoridad.