¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Mundo

General le quitó la vida a su esposa dentro de la guarnición militar y aún así fue exaltado

También acabó son su propia existencia

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Como Luis Felipe González Borjas quedó identificado el general que en horas de la tarde de este miércoles, 19 de octubre, le quitó la vida a su esposa, quien tenía 47 años y respondía al nombre de Adriana del Carmen Morales Quevedo.

González Borjas hacía parte del Ejército venezolano y por ello hace tres meses le habían asignado una vivienda para su familia en Fuerte Tiuna, la guarnición militar más grande de toda la ciudad de Caracas-Venezuela. Allí los vecinos aseguran haber escuchado una pelea muy fuerte entre la pareja y luego quedaron atónitos con los disparos.

Cuentan que con mucho temor llamaron a las autoridades y estas al llegar al sitio se dieron cuenta de que no solo había un cuerpo inerte, sino dos, ya que el general después de cometer el homicidio también acabó con su propia vida.

general
Foto: Facebook.

Exaltación al general

Una vez se conoció la noticia, hubo mucha conmoción en el país vecino; pero ese sentimiento luego se transformó en indignación por parte de aquellos que cuestionaron el hecho de que el general recibiera una nota de condolencia con exaltación, algo que consideraron «inaudito».

Y es que el autor del crimen y posterior suic¡dio fungía como director de los Servicios a la Navegación Aérea del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil, organización adscrita a la Aviación Militar Nacional; y desde allí se emitió un obituario destacando sus virtudes en el cargo.

«Hombre trabajador, revolucionario, leal y comprometido con el espacio aéreo venezolano. ¡Honor y gloria! Deseamos que sus familiares y allegados reciban nuestras sentidas de palabras de condolencias por tan irreparable pérdida», se lee en el texto.

Vale acotar que por este suceso quedan dos adolescentes en la orfandad, quienes -dicho sea de paso- estuvieron en la casa mientras todo ocurría, y se vieron en la obligación de esconderse en el baño para no atestiguar la matanza, ni resultar heridos.

Lee también:
Víctor Castro Gutierrez