¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Estos son los alimentos que dañan el hígado

La Clínica Mayo compara el hígado con un balón de fútbol americano que se ubica en la parte superior derecha del abdomen.

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Una de las principales funciones del hígado es eliminar sustancias tóxicas que pueden ser ingeridas en bebidas, alimentos o medicamentos. Por esto es recomendable mantener una alimentación saludable.

La Clínica Mayo compara el hígado con un balón de fútbol americano que se ubica en la parte superior derecha del abdomen. Su función a destacar es la limpieza de la sangre, ya que colabora en la eliminación de las toxinas que en ella se encuentran.

Además, guarda el glucógeno y produce la bilis, misma que tiene la capacidad de absorber la grasa. También, es uno de los protagonistas en la producción de colesterol HDL, considerado bueno para el organismo.

Es entonces que si un plan de alimentación no es equilibrado, puede poner en riesgo las funciones hepáticas, provocando enfermedades. No obstante, es importante destacar que la hepatitis en sus tres versiones (A, B y C) es la afección que más se conoce y aqueja el hígado, que tiene como síntoma principal la inflamación de este.

Estos son algunos alimentos y bebidas que se consumen habitualmente que pueden afectar el hígado:

Azúcar

El azúcar que de los productos industrializados como refrescos, dulces o galletas pueden causar fibrosis.

 Comida chatarra

Las papas, los chicharrones y aderezos agregan sodio y grasas al cuerpo y esto puede producir alteraciones en el hígado.

 Bebidas energéticas

Si su consumo es constante pueden causar insuficiencia hepática. Es recomendable tomarlas con moderación.

 Alcohol

Esta es la más dañina para el hígado, ya que consumirla en exceso puede generar hepatitis o cirrosis. Si decides tomar alcohol, hazlo con moderación.

 Embutidos

Comer habitualmente chicharrón, manteca, salami, longaniza o chorizo puede causar hígado graso.

La sal

La OMS señala que el “elevado consumo de sodio (…) contribuye a la hipertensión arterial y aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular”, lo que no significa que se elimine su consumo, sino que se reduzca. Cuando la presión arterial es alta aumentan las probabilidades de tener hígado graso.

Las personas más vulnerables en padecer de esta enfermedad, son aquellas que tienen diabetes tipo 2, obesidad, sufren de altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Lina Muñóz Rojas
Últimas entradas de Lina Muñóz Rojas (ver todo)