Estilo de vida

Elige el ejercicio adecuado, según la morfología de tu cuerpo

Para algunas personas que deciden iniciar a hacer ejercicio, se vuelve frustrante porque no ven los resultados que esperan o simplemente no ven resultados. Esto puede ser porque no están haciendo el ejercicio adecuado según la morfología de su cuerpo.

Esta es una causa que, tal vez, poco se estima. De hecho, hay casi tantos ejercicios como morfologías, el error que se comete es el de extrapolar una rutina estándar en varias personas con diferentes características físicas esperando que haya las mismas curvas de progresión. Mientras que algunas personas se beneficiarán de un entrenamiento estándar (como 30 minutos de footing, algunos ejercicios de peso corporal, etc.), otras no lo harán.

Por ejemplo: Una persona que pesa 120kg con 1.80 m, no va a entrenar como una persona de 70kg con la misma altura, uno es obviamente más delgado que el otro y son estos aspectos físicos los que determinarán su entrenamiento.

Para facilitar las cosas, se ha introducido la noción de morfotipos o tipos de morfología. Este es el conjunto de características físicas que definen a una persona, estas características se han agrupado en 3 grandes familias, cada una de ellas con rasgos bien definidos, por lo tanto el entrenamiento difiere mucho entre sí. A continuación te contamos cuáles son los tres tipos de morfología y qué ejercicios se recomiendan para cada uno.

El ejercicio adecuado según la morfología

Los ectomorfos

Caracterizan a las personas típicamente delgadas, tienen un metabolismo muy rápido que les permite, por ejemplo, comer más a menudo y hacer la digestión más rápidamente. El aumento de peso de un ectomorfo es muy difícil, se debe preferir un entrenamiento basado en ejercicios de fuerza, el entrenamiento debe ser corto y de bajo esfuerzo cardiovascular, asegurándose de tener una dieta alta en calorías.

Los endomorfos

Caracteriza a las personas típicamente gordas, los endo tienen un metabolismo más bien lento, almacenan peso rápidamente y generalmente tienen una gran fuerza física debido a su tamaño. Los endomorfos deben favorecer los entrenamientos cardiovasculares largos e intensos para aumentar sus resultados, al tiempo que controlan su consumo de calorías.

Los mesomorfos (personas intermedias)

Combinación de las cualidades de los otros dos morfotipos, el meso coge músculo rápidamente y por tanto puede permitirse combinar el cardio con el entrenamiento para ganar masa muscular, manteniendo una dieta equilibrada.

Existen herramientas precisas en Internet que te permitirán conocer tu morfotipo en pocos minutos, para que puedas seguir programas más adecuados. Sin embargo, estas características son sólo un esbozo para los principiantes. Una vez que hayas alcanzado un determinado nivel, tendrás que profundizar en tus conocimientos para adaptar y optimizar aún más tus entrenamientos.

También puede interesarle leer: Ejercicios sencillos para aliviar el dolor del túnel carpiano