Salud

Tendinitis: 3 remedios naturales para tratarlo

No hace falta ser deportista para padecer una tendinitis. Además del deporte, los movimientos repetitivos también pueden provocar traumatismos en los tendones. Y, en contra de lo que se suele creer, no afecta sólo a la muñeca, como ocurre con el túnel carpiano. Esta inflamación del tendón puede ser muy desagradable, dolorosa e incapacitante. Además, el dolor reaparece al menor movimiento y el proceso de curación puede ser muy largo. Por lo tanto, hay que cuidar bien la zona afectada y las soluciones naturales pueden ayudarte. A continuación, tres remedios naturales de la abuela que han demostrado su eficacia en el tratamiento de la tendinitis.

  1. ¿Aplicar frío o calor?

En primer lugar, recordemos que el calor es más bien un relajante muscular. Por lo tanto, ayuda a calmar los músculos. El frío, por su parte, es un potente antiinflamatorio que actúa sobre la inflamación y las articulaciones. Una compresa fría ayudará a calmar el dolor agudo a la primera señal. También puedes derretir un cubito de hielo sobre el punto doloroso con movimientos circulares. Sin embargo, lo mejor es utilizar una bolsa de hielo y proteger la piel con un paño.

  1. Aceites esenciales como remedios para la tendinitis

Las propiedades analgésicas y antiinflamatorias de la gaulteria son un activo valioso para la tendinitis, el lumbago y las fiebres. Así que consigue un poco de aceite esencial de gaulteria y mezcla dos gotas con una cucharada de aceite vegetal de tu elección. Si es posible, utiliza el aceite de hierba de San Juan, que mejora la cicatrización y la microcirculación en el lugar de la lesión. Luego, frota la zona dolorida perpendicularmente al tendón de forma firme y tónica (sin hacerse daño). Este tipo de masaje favorecerá la revascularización y la regeneración del tendón. Repetir 2 o 3 veces al día hasta que mejore. También puedes asociar el enebro y el AE de romero o de menta para el efecto analgésico y el frío.

  1. La arcilla verde, uno de los mejores remedios para la tendinitis

Es conocida por sus efectos beneficiosos para la piel, pero no tanto por sus beneficios para la salud. Sin embargo, algunos la utilizan habitualmente en sus dolores musculares o incluso en caso de diarrea, sinusitis o esguinces. Por supuesto, también es excelente para la tendinitis. De hecho, es especialmente útil en casos de hinchazón, enrojecimiento o calor, ya que es descongestionante y calmante. Basta con aplicarla generosamente sobre una compresa estéril o un paño limpio. Después, pon un vendaje para mantener la cataplasma de arcilla en su sitio durante 60 minutos. Luego puedes repetir el proceso si es necesario. También puedes añadir una gota de aceite esencial de gaulteria a tu arcilla para potenciar su eficacia.

Una última cosa:

Recuerda que estos consejos no sustituyen el asesoramiento de un médico ni la experiencia de un osteópata o fisioterapeuta. Además, la fisioterapia y la osteopatía son excelentes para la rigidez, la tirantez y el dolor, así que piénsalo para una rápida recuperación de la lesión. También puedes comprar una férula de inmovilización en la farmacia. Por ejemplo, una rodillera para la tendinitis de rodilla, una férula para la tendinitis de hombro o una codera para la tendinitis de codo. Esto limitará las posturas inflamatorias, especialmente inmovilizando el tendón por la noche.

Puede interesarle: ¿Un simple picor o dermatitis atópica? Cómo diferenciar