¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Si subes de peso a pesar de estar a dieta puedes padecer esta enfermedad

Es indispensable pedir una cita para ver al médico

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Las subidas de peso en muchas personas suelen ser algo común, pero cuando ocurre a pesar de estar en un proceso de dieta, algo está pasando en tu organismo. Si presentas este síntoma, junto con un sueño deficiente y altos niveles de estrés, es momento de acudir a los expertos.

En el portal Menshealth aconsejan visitar al médico de cabecera para pedirle un chequeo de prediabetes. Salir de dudas con conclusiones médicas es lo fundamental. La subida de peso puede curarse al igual que la prediabetes, es decir, los niveles de glucosa en sangre pueden modificarse hasta situarse en los normales, por debajo de los 100 mg/dl.

Los primeros síntomas son: sed insaciable, fatiga, micción inusualmente frecuente. Al notarlos, es indispensable pedir una cita para ver al médico para atender un posible caso de diabetes. La persona puede estar sufriendo de la enfermedad ya de manera más aguda cuando presenta los siguientes síntomas:

  • Aumento de la sed y de la micción
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Pérdida de peso inesperada
  • Aumento del hambre
  • Llagas de curación lenta e infecciones frecuentes
  • Encías rojas e inflamadas
  • Hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies

Todo esto pudiera traer consigo un aumento de peso de manera involuntaria que puede ser causado por diferentes factores. Uno de ellos sería el consumo de ciertos medicamentos. Entre ellos se encuentran: píldoras anticonceptivas. También corticosteroides o algunos fármacos empleados para tratar el trastorno bipolar, la esquizofrenia y la depresión. No se puede dejar por fuera fármacos empleados para tratar la diabetes.

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden aparecer rápidamente, en cuestión de semanas. En cambio, los síntomas de la diabetes tipo 2 suelen progresar muy despacio, a lo largo de varios años, y pueden ser tan leves que a veces ni siquiera se notan.

Los genes y los antecedentes hereditarios también pueden hacer que una persona sea propensa a la diabetes. La enfermedad tiene una tendencia hereditaria.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
María Vargas Jimenez
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información