Colombia

Salvatore Mancuso fue aceptado por la JEP

Tras sus aportes a la justicia transicional

Al término de la Audiencia Única de Verdad que se llevó a cabo este 17 de noviembre en Bogotá, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la Justicia Especial para la Paz (JEP), decidió aceptar el sometimiento del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso.

«La JEP aceptó de manera excepcional el sometimiento de Salvatore Mancuso como sujeto incorporado a la fuerza pública, entre 1989 y 2004. Es decir, la JEP considera que Mancuso ejerció un rol de bisagra o punto de conexión entre paramilitares y la fuerza pública», informó el tribunal especial.

Salvatore mancuso JEP
Foto: @JEP_Colombia en Twitter.

Dicha audiencia estuvo presidida por la magistrada Heydi Baldosea, junto a los también togados Pedro Díaz y María del Pilar Valencia, y contó con la participación de la defensa del procesado, quien se conectó virtualmente desde su centro de reclusión, ubicado en Georgia, Estados Unidos.

«Para definir si el excomandante paramilitar Salvatore Mancuso Gómez podría ingresar o no a la JEP, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas analizó y contrastó judicialmente que hubiera hecho aportes presentes, efectivos y suficientes a la verdad plena», informó la JEP.

Parte de la verdad que entregó Mancuso a la JEP

Las declaraciones de Mancuso ante la Justicia Especial para la Paz (JEP) fueron más explosivas de lo que muchos esperaban, toda vez que este exjefe paramilitar terminó destapando datos inesperados e hasta habló de planes puntuales que se hicieron para quitarle la vida a importantes figuras de la política colombianos.

Salvatore Mancuso mencionó el nombre del ahora presidente Gustavo Petro y de la senadora Piedad Córdoba, y aseguró que el director de lo que en antaño fue el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), los declaró objetivos militares por el simple hecho de pertenecer a movimientos políticos de izquierda.

Petro le pidió a Piedad Córdoba no participar en su campaña
Foto: Colprensa

“Todo lo que tuviese que ver con izquierda, él (José Miguel Narváez, exdirector del DAS) lo consideraba un enemigo de la nación colombiana. Lo consideraba especialmente aquellos que iban a acceder a puestos de poder cargos públicos políticos. Él inmediatamente nos señalaba que eran unas personas, que eran los voceros que hacían parte de las estructuras, no solamente de la representación política de estas estructuras, sino que en determinado momento, al no poder tomarse el poder por las armas lo harían a través del ejercicio democrático de la política», expresó el exjefe paramilitar desde una cárcel en Estados Unidos.

Sus palabras dejaron claro que Narváez con eso se refería específicamente «al doctor Gustavo Petro y se refería también al señor Leyva (Álvaro Leyva, hoy canciller de Colombia), para colocar unos ejemplos. Decía que no se podía permitir la participación de ellos, porque Leyva, primero, era un vocero, miembro de la guerrilla. Que Leyva Durán era una persona que desde siempre había defendido los intereses de la guerrilla haciéndole daño al país con esto, porque con las guerrillas no se podía negociar, que las guerrillas había era que acabarlas».

Lee también:
Víctor Castro Gutierrez