¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Resequedad en la piel: 7 consejos para tratarla y evitarla

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

La piel seca es una afección común que puede ser causada por muchos factores, como el clima frío, el exceso de exposición al sol, el uso de productos de limpieza agresivos y la edad. Aunque no es peligroso para la salud, la resequedad en la piel puede ser incómoda y causar comezón, irritación y descamación. En esta publicación de blog, discutiremos algunos consejos prácticos para mejorar y evitar la resequedad en la piel.

Consejos para tratar y evitar la resequedad en la piel

  • Hidratación

Una de las mejores maneras de prevenir la resequedad en la piel es mantenerla hidratada. Beber suficiente agua es esencial para mantener la piel hidratada desde adentro hacia afuera. La hidratación adecuada puede mejorar la apariencia de la piel y ayudar a prevenir la sequedad y la descamación. Además, aplicar regularmente una crema hidratante después de la ducha o el baño puede ayudar a sellar la humedad en la piel. Elija una crema hidratante que contenga ingredientes como la urea, el ácido láctico o la glicerina que ayuden a retener la humedad en la piel.

  • Evite los productos de limpieza agresivos

El uso de productos de limpieza agresivos puede eliminar los aceites naturales de la piel y causar resequedad. En lugar de utilizar productos que contengan alcohol o fragancias fuertes, opte por limpiadores suaves y sin fragancia. Además, evite bañarse con agua muy caliente y durante mucho tiempo, ya que esto puede eliminar los aceites naturales de la piel y empeorar la resequedad. Trate de limitar el uso de productos de limpieza a una vez al día o cada dos días, si es posible.

  • Alimentación saludable

Una alimentación saludable es importante para tener una piel saludable. Consuma alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como pescado, nueces y semillas, ya que estos nutrientes pueden ayudar a mantener la piel hidratada y suave. Además, consuma frutas y verduras frescas que contengan antioxidantes, como la vitamina C, que pueden ayudar a prevenir el daño de los radicales libres en la piel. Una dieta equilibrada también puede ayudar a prevenir otros problemas de la piel, como acné y arrugas.

  • Protección solar

La exposición al sol puede causar resequedad en la piel; puede dañarla y  causar descamación. Es importante proteger la piel del sol usando protector solar con un factor de protección solar (SPF) de al menos 30. Aplique el protector solar antes de salir de casa y vuelva a aplicarlo cada dos horas si está al aire libre durante mucho tiempo. Además, evite exponerse al sol durante las horas pico de radiación solar, que son desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde. También puede usar ropa protectora, como sombreros y camisas de manga larga, para proteger la piel del sol.

  • Humidificadores

Los humidificadores pueden ayudar a aumentar la humedad en el aire, lo que puede ayudar a prevenir la resequedad de la piel. Use un humidificador en su hogar durante los meses de invierno cuando el aire es más seco. También puede colocar un recipiente con agua cerca de su cama mientras duerme para aumentar la humedad en su habitación.

  • Ejercicio físico

El ejercicio físico regular puede ayudar a mejorar la salud de la piel. Cuando hace ejercicio, aumenta el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, lo que ayuda a llevar nutrientes y oxígeno a la piel. Además, el ejercicio puede ayudar a reducir el estrés, que puede empeorar la piel seca y otros problemas de la piel.

  • No se rasque

Cuando hay resequedad en la piel, puede ser tentador rascarse para aliviar la comezón. Sin embargo, esto puede empeorar la resequedad y causar inflamación y lesiones en la piel. En lugar de rascarse, use una crema hidratante para aliviar la comezón y evitar rascarse.

La resequedad en la piel puede ser incómoda y molesta, pero hay medidas que puede tomar para prevenirla y mejorarla. Mantener la piel hidratada, evitar los productos de limpieza agresivos, seguir una dieta saludable, proteger la piel del sol, usar humidificadores, hacer ejercicio físico regularmente y evitar rascarse son algunas formas de prevenir y tratar la piel seca. Si la resequedad persiste o empeora, consulte a un dermatólogo para obtener asesoramiento y tratamiento adicional.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Lina Muñóz Rojas
Últimas entradas de Lina Muñóz Rojas (ver todo)