¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¿Por qué recomiendan bajar el consumo de sal si estás embarazada?

Es una medida importante para prevenir problemas de salud tanto para la madre como para el bebé

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios significativos, incluyendo un aumento en la retención de líquidos. El consumo excesivo de sal puede exacerbar este problema, lo que puede conducir a problemas de salud tanto para la madre como para el bebé en desarrollo. Es por eso que es fundamental que las mujeres embarazadas presten especial atención a la cantidad de sal que consumen durante esta etapa crucial.

La sal, también conocida como cloruro de sodio, es un mineral esencial para el funcionamiento del cuerpo. Sin embargo, cuando se consume en exceso, puede tener efectos negativos, especialmente durante el embarazo. Es importante encontrar un equilibrio adecuado entre la ingesta de sal y los beneficios que puede aportar a la salud de la madre y el bebé.

Los riesgos de consumir demasiada sal durante el embarazo

  • Retención de líquidos: El exceso de sal puede provocar que el cuerpo retenga más líquidos, lo que puede conducir a hinchazón, especialmente en las piernas, los tobillos y los pies.
  • Presión arterial elevada: El consumo excesivo de sal puede contribuir al desarrollo de hipertensión, una afección que puede poner en riesgo la salud de la madre y del bebé.
  • Preeclampsia: Esta afección se caracteriza por una combinación de hipertensión y proteínas en la orina, y puede ser peligrosa tanto para la madre como para el bebé. El consumo excesivo de sal se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia.
  • Edema: La retención de líquidos causada por el exceso de sal puede provocar un aumento de peso y un aspecto hinchado, lo que puede resultar incómodo y afectar la calidad de vida de la mujer embarazada.
  • Problemas cardiovasculares: El consumo excesivo de sal durante el embarazo también se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares a largo plazo, tanto para la madre como para el bebé.

Es importante destacar que los efectos del consumo excesivo de sal pueden variar de una mujer a otra, y que algunos factores, como la predisposición genética, pueden influir en la susceptibilidad a estos problemas de salud.

las mujeres embarazadas tienen más riesgos de complicaciones al final del embarazo / dar a luz

Beneficios de reducir el consumo de sal durante el embarazo

  • Disminución de la retención de líquidos: Al reducir la ingesta de sal, se puede ayudar a prevenir o aliviar la hinchazón y el edema, mejorando el bienestar de la mujer embarazada.
  • Control de la presión arterial: Una dieta baja en sal puede contribuir a mantener la presión arterial dentro de los rangos saludables, reduciendo el riesgo de hipertensión y preeclampsia.
  • Mejor salud cardiovascular: Al disminuir el consumo de sal, se puede ayudar a prevenir problemas cardiovasculares a largo plazo, tanto para la madre como para el bebé.
  • Menor riesgo de complicaciones: Al reducir el consumo de sal, se puede disminuir el riesgo de desarrollar complicaciones durante el embarazo, como problemas renales o dificultades en el parto.
  • Mejor calidad de vida: Una dieta baja en sal puede mejorar el bienestar general de la mujer embarazada, reduciendo la incomodidad y mejorando su calidad de vida durante esta etapa.

Consejos para reducir el consumo de sal durante el embarazo

  • Leer cuidadosamente las etiquetas de los alimentos: Presta atención a la cantidad de sal (o sodio) que contienen los productos que consumes, y elige opciones más bajas en sal siempre que sea posible.
  • Limitar el consumo de alimentos procesados: Los alimentos enlatados, empaquetados y comidas rápidas suelen ser altos en sal, por lo que es mejor evitarlos o consumirlos con moderación.
  • Cocinar en casa: Preparar tus propias comidas te permite tener un mayor control sobre la cantidad de sal que consumes.
  • Usar hierbas y especias en lugar de sal: Experimenta con una variedad de hierbas y especias para dar sabor a tus platos, sin necesidad de agregar sal.
  • Beber suficiente agua: Mantener una buena hidratación puede ayudar a regular los niveles de sal en el cuerpo.
  • Consultar con un profesional de la salud: Habla con tu médico o nutricionista sobre tu consumo de sal durante el embarazo y sigue sus recomendaciones.
  • Ser paciente y persistente: Reducir el consumo de sal puede ser un desafío, pero con el tiempo y la práctica, puedes desarrollar nuevos hábitos alimentarios más saludables.
dio a luz a quintillizos / embarazo de gemelos
Foto: Freepik

Alternativas saludables a la sal en la dieta durante el embarazo

  • Hierbas y especias: Explora una amplia variedad de hierbas y especias, como orégano, albahaca, cúrcuma, pimienta negra, ajo y cebolla, para dar sabor a tus platos sin necesidad de agregar sal.
  • Limón y vinagre: El jugo de limón y el vinagre (especialmente el vinagre balsámico o de vino) pueden aportar un toque de acidez y sabor a tus comidas, sin contribuir al consumo de sal.
  • Ajo y cebolla: Estos ingredientes son excelentes para realzar el sabor de los alimentos y pueden reemplazar en gran medida el uso de sal.
  • Sal de ajo o de hierbas: Si bien no son una alternativa libre de sodio, estas sales pueden proporcionar un sabor más intenso, lo que te permite reducir la cantidad utilizada.
  • Productos lácteos bajos en sodio: Opta por quesos, yogures y leche con bajo contenido de sal para mantener un aporte adecuado de calcio y otros nutrientes.
  • Frutas y verduras frescas: Las frutas y verduras frescas son naturalmente bajas en sodio y ricas en otros nutrientes esenciales durante el embarazo.
5 frutas para limpiar el hígado y los riñones
Foto: Shutterstock

La importancia de leer las etiquetas de los alimentos durante el embarazo

Leer cuidadosamente las etiquetas de los alimentos es fundamental durante el embarazo, especialmente si estás buscando reducir el consumo de sal. Aquí te explicamos por qué es tan importante:

  • Identificar el contenido de sodio: La etiqueta nutricional debe indicar claramente la cantidad de sodio (sal) presente en cada porción del producto. Esto te permitirá hacer elecciones más informadas.
  • Comparar diferentes opciones: Al comparar el contenido de sal entre diferentes marcas o productos, podrás elegir aquellos que sean más bajos en sodio.
  • Evitar alimentos procesados: Los alimentos enlatados, empaquetados y comidas rápidas suelen ser altos en sal. Leyendo las etiquetas, podrás identificar y evitar estos productos.
  • Estar atento a los ingredientes: Además del contenido de sodio, revisa la lista de ingredientes en busca de términos como “cloruro de sodio”, “glutamato monosódico” o “bicarbonato de sodio”, que también indican la presencia de sal.
  • Tomar decisiones informadas: Con la información proporcionada en las etiquetas, podrás tomar decisiones más conscientes sobre los alimentos que consumes durante el embarazo.

Recuerda que el límite recomendado de consumo de sal durante el embarazo es de aproximadamente 2,300 miligramos (mg) por día. Mantener un registro de la cantidad de sal que consumes te ayudará a mantenerte dentro de este rango saludable.

Actividades físicas recomendadas durante el embarazo para reducir la retención de líquidos

Además de la dieta, la actividad física también puede ser una herramienta efectiva para ayudar a reducir la retención de líquidos durante el embarazo. Aquí te presentamos algunas actividades recomendadas:

  • Caminatas: Caminar regularmente, ya sea al aire libre o en una caminadora, puede ayudar a mejorar la circulación y reducir la hinchazón.
  • Natación: Realizar ejercicios de natación o aquagym te permite moverte sin soportar todo el peso de tu cuerpo, lo que puede aliviar la hinchazón.
  • Ejercicios de fortalecimiento: Actividades como Pilates o ejercicios de fuerza con bandas elásticas pueden ayudar a fortalecer los músculos y mejorar la circulación.
  • Estiramientos y flexibilidad: Dedicar unos minutos diarios a realizar estiramientos suaves puede ayudar a aliviar la hinchazón y mejorar la movilidad.
¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
María Vargas Jimenez
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información