Mundo

Inauguran la primera piscina transparente colgada a 35 metros de altura

En Londres fue inaugurada una piscina única en el mundo. Esta piscina transparente, llamada Sky Pool, está suspendida a 35 metros del suelo entre dos edificios del barrio de Nine Elms.

Este 19 de mayo se inauguró en Londres la primera piscina transparente suspendida en el vacío del mundo. Ésta está reservada a los habitantes de los dos lujosos edificios de los Embassy Gardens, en el barrio de Nine Elms, frente a la embajada americana.

La piscina flotante de acrílico transparente contiene 400 toneladas de agua. A 35 metros del suelo, en la décima planta de los dos edificios, la Sky Pool es la piscina transparente más grande del mundo, según Dailymail. De hecho, con 25 metros de largo, cinco de ancho y tres de profundidad, la piscina infinita ha sido aclamada como el lugar más inusual para darse un chapuzón en Gran Bretaña.

El 19 de mayo, los nadadores pudieron disfrutar de una impresionante vista del Palacio de Westminster y del London Eye.

Seis años de preparación para el Sky Pool

El proyecto se había anunciado en 2015 como una novedad mundial. La piscina se fabricó en Colorado, en Estados Unidos, antes de viajar 8.000 kilómetros para ser instalada en el lujoso barrio del suroeste de Londres, según el Huffington Post.

La piscina suspendida debía haberse inaugurado en el verano de 2020, pero la crisis sanitaria obligó al promotor, EcoWorld Ballymore, a posponer la construcción y su apertura.

Una piscina de mil millones de libras

Para instalar la Sky Pool, fue necesario realizar numerosas pruebas de seguridad. La misión se encomendó a dos estudios de arquitectura y una oficina de ingeniería. Según Ouest France, las múltiples verificaciones y la construcción de la piscina habrían costado más de mil millones de libras esterlinas. (1.500 millones de euros).

El objetivo del proyecto es «hacer soñar a los residentes de los Embassy Gardens», los residentes de los dos edificios tendrán la impresión de flotar en el aire en medio de Londres, afirmó con orgullo Sean Mulryan, director del grupo Ballymore, en un comunicado de prensa.

Una piscina inusual y atractiva, pero que sigue siendo privada. El público en general no tiene acceso a la piscina, sólo los 2.000 residentes adinerados tienen su entrada. Para tener el privilegio de nadar en esta piscina flotante, es necesario gastar al menos un millón de euros para adquirir un apartamento en los Embassy Gardens.

También puede interesarle leer: Presidente de México rifará mansión del ‘Chapo Guzmán’ y el palco de lujo del Estadio Azteca