Mundo

Histórica votación en Chile para una primera Asamblea Constituyente

Esta elección es "sin duda" la más importante en 31 años de democracia, considera, porque "está en juego una nueva Chile".

Unos 14 millones de chilenos están llamados a las urnas este fin de semana para elegir a los ciudadanos que redactarán la primera constitución democrática de su historia, rompiendo con la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet. La Asamblea Constituyente tendrá una representación igualitaria, una primicia en el mundo, y marcará profundas reformas sociales tras el movimiento de protesta de octubre de 2019.

Chile celebra unas elecciones clave este sábado 15 y domingo 16 de mayo, en las que unos 14 millones de chilenos votarán para elegir a 155 de los 1.373 candidatos en igualdad de condiciones para redactar una nueva Constitución para el país. El escrutinio, ya aplazado desde hace tres semanas, se ha repartido en dos días para limitar la posibilidad de que se produzcan desbordamientos en Covid-19, y también incluirá elecciones locales para alcaldes, concejales y, por primera vez, gobernadores regionales.

«Esta elección definirá la constitución que nos guiará por los próximos 40 o 50 años», dijo Claudio Fuentes, académico de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales.

Esta elección es «sin duda» la más importante en 31 años de democracia, considera, porque «está en juego una nueva Chile».

Reemplazar la Constitución redactada en 1980 bajo el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990) fue una de las demandas que surgieron de la mayor revuelta social de las últimas décadas que comenzó en octubre de 2019 para reclamar una sociedad más igualitaria.

Los chilenos habían votado, el 25 de octubre de 2020, de forma muy mayoritaria, a favor de una nueva constitución que sustituyera a la heredada de la época de Pinochet, durante un referéndum organizado un año después de un levantamiento popular.

«Es como si realmente empezáramos a deshacernos de «Pinocho» (el apodo que sus detractores daban a Pinochet), de su sombra, de su legado, de todo», dijo Carmela Urquiza, una funcionaria de 62 años que vive en Santiago.

El cambio de la actual ley fundamental, que limita severamente la acción del Estado y promueve la actividad privada en todos los sectores, incluidos la educación, la salud y las pensiones, se considera la eliminación de un obstáculo clave para las reformas sociales profundas en este país en el que prevalece la desigualdad. Según las encuestas, más del 60% de la población cree que la actual Constitución ha creado un sistema que beneficia a unos pocos privilegiados.

«Chile tiene la oportunidad de hacer su segunda transición (política), que habrá tardado tres décadas en producirse porque el sistema de partidos tradicional es demasiado dado al status quo», dijo Marcelo Mella, politólogo de la Universidad de Santiago.

Primera Asamblea paritaria del mundo

Este proceso electoral es el primero en el mundo que elige una Asamblea Constituyente paritaria, en la que un número igual de mujeres y hombres redactará la nueva hoja de ruta de Chile. También hará historia al reservar 17 escaños para los 10 pueblos indígenas de Chile.

Emilia Schneider, figura destacada del movimiento feminista chileno, es una candidata de 24 años a la nueva Asamblea y una de las pocas mujeres transexuales conocidas por la opinión pública chilena.

«Hoy podemos aportar una forma de repensar la democracia en Chile, construir una democracia mejor, más profunda, más directa, más deliberativa, paritaria como este proceso Constituyente, que será la primera asamblea paritaria de este tipo en el mundo», explica Emilia Scheider, quien también destaca la vida cotidiana de las personas trans, en un país muy conservador. «Nosotras, las personas transexuales, las mujeres, los movimientos sociales, éramos grupos tradicionalmente excluidos de la política. (…) Queremos dar a la discusión de esta Constitución una perspectiva feminista de género y sobre la disidencia sexual».

«Es muy difícil hacer predicciones»

La oposición de izquierdas, dispersa en 69 de las 70 listas que se presentan, pretende proponer un nuevo modelo de país, con varios derechos sociales garantizados, como la educación, la salud y la vivienda.

Por su parte, los candidatos de la derecha gobernante, agrupados en una gran lista única aliada con la extrema derecha, defienden el sistema actual, que según ellos ha favorecido el crecimiento económico del país.

Las predicciones sobre la composición de las fuerzas políticas que formarán la Asamblea Constituyente son arriesgadas, pero es probable que la dificultad de los candidatos independientes para presentarse favorezca a los partidos tradicionales.

«Hay muchas variables nuevas en juego: son unas elecciones sin precedentes en un contexto pandémico, con un sistema paritario, con escaños reservados y con listas independientes. Todo esto es nuevo. Por lo tanto, es muy difícil hacer predicciones y no sabemos con certeza cuánta gente va a votar», dijo Claudio Fuentes, académico de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales.

Los analistas consideran el sondeo como una prueba de fuego antes de las elecciones presidenciales de noviembre. Las primeras estimaciones se esperan para la noche del domingo.

En cuanto a la nueva constitución, tendrá que redactarse en un plazo de nueve meses, prorrogable una vez más por otros tres. Posteriormente, tendrá que ser aprobado o rechazado en 2022 mediante un referéndum vinculante.

También puede interesarle leer: El ejército israelí bombardea un edificio de Al-Jazeera y Associated Press en Gaza

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -