¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¿Hay algo positivo en comer insectos?

Muchas personas lo hacen cuando están en supervivencia

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Los insectos han sido una fuente de alimento en diversas culturas durante siglos. Sin embargo, en muchos países occidentales, la idea de comer insectos todavía es vista como algo extraño o incluso repugnante. En los últimos años, ha habido un renovado interés en la idea de comerlos como una fuente de proteína sostenible y una alternativa a la carne tradicional. Pero, ¿hay algún beneficio en ello?

Foto: Freepik

Insectos como fuente de proteína y nutrientes

Los insectos son una fuente de proteína completa, lo que significa que contienen todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo humano necesita. Además, muchos también contienen altos niveles de nutrientes como hierro, calcio y ácidos grasos omega-3. Los grillos, por ejemplo, contienen hasta un 70% de proteína en peso seco y son ricos en hierro y calcio. En comparación, la carne de res contiene alrededor del 20% de proteína en peso seco.

Además, son ricos en otros nutrientes importantes, como vitaminas del complejo B y zinc. Por ejemplo, los gusanos de seda contienen altos niveles de vitamina B12, que es esencial para el sistema nervioso, la producción de células sanguíneas y la salud del cerebro. Los escarabajos contienen altos niveles de zinc, que es importante para la función inmunológica y la cicatrización de heridas.

Foto: Freepik

Sostenibilidad ambiental

La producción de carne tradicional es una de las principales causas de la emisión de gases de efecto invernadero y la deforestación. En comparación, la producción de insectos requiere menos agua y alimentos y produce menos emisiones de gases de efecto invernadero. También pueden ser criados en pequeñas áreas y no requieren grandes cantidades de tierra para la producción.

Además, pueden ser criados utilizando residuos orgánicos, lo que reduce la cantidad de residuos que terminan en los vertederos. Por ejemplo, los grillos pueden ser alimentados con restos de frutas y verduras, mientras que las larvas de mosca soldado negro pueden ser alimentadas con residuos de alimentos como frutas y verduras, carne y productos lácteos.

Foto: Freepik

Beneficios económicos

La cría y venta de insectos puede ser una fuente de ingresos para las personas en países en desarrollo. Los costos de producción son bajos y la demanda de insectos como alimento está creciendo en todo el mundo. Además, los insectos pueden ser una alternativa más accesible y económica a la carne tradicional para las personas que viven en áreas donde la carne es costosa o difícil de obtener.

A medida que el mundo busca soluciones sostenibles para el cambio climático y la seguridad alimentaria, la idea de comer insectos está ganando terreno. Puede ser difícil superar el tabú social en torno a la idea de comer insectos, pero los beneficios ambientales, nutricionales y económicos son innegables. Al considerar nuestras opciones alimenticias, debemos ser más conscientes de cómo nuestras elecciones afectan al medio ambiente y a nuestra salud, y considerar alternativas más sostenibles como la inclusión de insectos en nuestra dieta.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Víctor Castro Gutierrez
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información