¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Colombia

Habla el colombiano que detuvieron en El Salvador

Ya recuperó la libertad y aseguró que todo se trató de un malentendido

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

En las últimas horas hubo revuelo en Internet porque presuntamente las autoridades en El Salvador habían capturado a un ciudadano colombiano por el simple hecho de que tenía una tatuaje en su pecho. Desde entonces, comenzaron las especulaciones y las críticas contra el régimen del presidente Nayib Bukele, pero este martes trascendió la verdad.

El involucrado, identificado como José Antonio Potes, apareció en un video para decir que si bien es cierto que estuvo detenido en enero del presente año, ya está en libertad. Además, aclaró que es falso que lo hayan vinculado a las pandillas, sino que su problema fue otro.

Potes explicó que el motivo por el que estuvo tras las rejas, tiene que ver con que el departamento de Migración encontró que él estaba trabajando sin los permisos que otorga El Salvador para que ciudadanos extranjeros puedan hacerlo. El joven pidió que cesen las especulaciones, pues si la gente sigue afirmando erróneamente que lo apresaron por creerlo parte de los pandilleros, podría tener problemas.

“No estuve por temas de pandillas, sino por temas de migración. Fue un malentendido con migración. No tenía permiso de trabajo y estaba laborando”, expresó el joven que es oriundo del departamento del Valle del Cauca.

Recordemos que en El Salvador los tatuajes alusivos a la banda Mara Salvatrucha, se convirtieron en una condena a prisión a simple vista, ya que la Policía ha estado capturando a todos los que lo llevan para encarcelarlos, dado que esa es tomada como la señal más clara de que un ciudadano está en las pandillas.

Esos capturados quedan sometidos a un régimen carcelario que no deja espacio a la flexibilización de medidas. La mayoría está en un centro de confinamiento (la mega cárcel) a las afueras de la ciudad, con solo dos comidas al día.

Lee también:
Víctor Castro Gutierrez