¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Estos medicamentos que venden sin receta podrían colocar en riesgo tu salud

Para publicar la lista se tienen en cuenta varios parámetros

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Cada año, la revista científica Prescrire publica una lista de medicamentos comunes que se consiguen en cualquier farmacia, que podrían resultar peligrosos. Para publicar la lista, los investigadores de Prescrire tienen en cuenta varios parámetros, como:

  • Medicamentos activos, pero que, dada la situación clínica, exponen a riesgos desproporcionados en relación con los beneficios que aportan.
  • Drogas más antiguas cuyo uso está anticuado, porque otras drogas más nuevas tienen un equilibrio más favorable entre beneficios y riesgos.
  • Medicamentos más nuevos, cuyo balance de beneficios y riesgos es menos favorable que el de los medicamentos más antiguos.
  • Medicamentos cuya eficacia no se ha demostrado más allá de un efecto placebo, y que los exponen a efectos adversos particularmente graves.

Esta lista incluye, sobre todo, los medicamentos comunes que se venden sin receta médica (por ejemplo, en las farmacias), también medicamentos de venta con receta.

Dolor y dolor de espalda, AINEs

La revista no recomienda el diclofenaco oral, una droga muy utilizada. Según ellos, esta molécula, así como el aceclofenaco, tienen más efectos secundarios cardiovasculares que otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Se enumeran otros AINEs como el celecoxib, el etoricoxib o el parecoxib. El gel de ketoprofeno y la piroxicam en general tampoco son recomendables y pertenecen a la lista.

Depresión

A esta lista pertenecen varios medicamentos indicados para el tratamiento de la depresión, como la duloxetina, la venlafaxina o el citalopram, con riesgos de efectos secundarios que pueden provocar trastornos cardiovasculares.

Medicamentos para la tos y el dolor de garganta

ASe incluyeron dos mucolíticos utilizados a menudo para la tos y el dolor de garganta, el ambroxol (Muxol® y genéricos) y la bromhexina (Bisolvon®). Se ha demostrado que estos medicamentos tienen una eficacia limitada y presentan un riesgo raro, pero potencialmente grave de efectos secundarios que provocan reacciones de hipersensibilidad y trastornos graves, incluso mortales, de la piel.

Resfriado

Uno de los medicamentos más comunes para el resfriado es la fenilefrina. Complementa otras moléculas llamadas simpaticomiméticos vasoconstrictores que también se utilizan para los resfriados, como la efedrina, la nafazolina, la oximetazolina, la fenilefrina, la pseudoefedrina y el tuaminoheptano. Según la prescripción, estos medicamentos pueden provocar problemas cardiovasculares graves o incluso mortales.

Alergia

La mequitazina, un antihistamínico H1 con efecto sedante, es una de las drogas que se deben evitar en caso de alergia.

Drogas con moléculas “naturales”

Incluye una molécula de pimienta de cayena, la capsaicina. Según la revista, esta molécula indicada para el dolor neuropático no sería más eficaz que un placebo y causaría efectos secundarios como dolor intenso o quemaduras.

La quinina, otra molécula de origen natural, indicada en caso de calambres, no se recomienda debido a sus graves efectos secundarios, a veces mortales. Entre ellas figuran las reacciones anafilácticas y los trastornos hematológicos.

Náuseas y vómitos

Una droga muy utilizada, la domperidona (Motilium y genéricos), no se recomienda junto con la mayoría de los tratamientos enumerados debido a su baja eficacia y a la aparición de efectos secundarios potencialmente graves. En este caso, los trastornos del ritmo ventricular que pueden conducir a la muerte (repentina). El droperidol (Droleptan®) también está listado con el mismo riesgo que la domperidona.

La domperidona también está indicada para la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), pero los científicos de Prescrire creen que para esta indicación se deben preferir otras drogas como el omeprazol.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
María Vargas Jimenez