Estilo de vida

¿Es posible bajar de peso mientras dormimos?

Reducir las tallas y el nivel de grasa en el cuerpo es uno de los principales propósitos físicos que tienen miles de personas en el mundo

El sueño es esencial para nuestro bienestar general. Durante el descanso, nuestro cuerpo se recupera y se prepara para enfrentar un nuevo día. Pero, ¿es posible aprovechar el tiempo que pasamos durmiendo para bajar de peso? En este artículo, exploraremos si es factible perder peso mientras dormimos y qué factores pueden influir en este proceso.

El efecto del metabolismo durante el sueño

Durante el sueño, nuestro metabolismo sigue funcionando, pero a un ritmo más lento en comparación con cuando estamos despiertos. Sin embargo, esto no significa necesariamente que quememos una cantidad significativa de calorías mientras dormimos. La cantidad de calorías que se queman durante el sueño depende de varios factores, como la edad, el peso, el género y la composición corporal de cada individuo. En general, el cuerpo utiliza menos energía durante el sueño, lo que puede dificultar la pérdida de peso durante este período.

dormir con tu perro / perros
Foto: Freepik

La importancia de un sueño de calidad para la pérdida de peso

Aunque no podemos esperar perder peso solo por dormir, la calidad del sueño puede tener un impacto en nuestro peso corporal. La falta de sueño puede afectar los niveles de hormonas relacionadas con el apetito, como la grelina y la leptina. Estas hormonas controlan el hambre y la saciedad, y cuando no se regulan adecuadamente debido a la falta de sueño, es más probable que comamos en exceso y ganemos peso. Por lo tanto, mantener una buena higiene del sueño y asegurarse de tener suficientes horas de sueño de calidad puede ser beneficioso para controlar el peso corporal.

vista superior de un hombre barbudo durmiendo en la cama / dormir / vitamina
Foto: Shutterstock

El papel de la alimentación y el ejercicio en la pérdida de peso

Si bien el sueño puede tener un impacto en nuestro peso, no podemos pasar por alto la importancia de una alimentación saludable y el ejercicio regular para lograr la pérdida de peso. La calidad de nuestra dieta y la cantidad de actividad física que realizamos durante el día son factores clave en el proceso de perder peso. No importa cuánto durmamos, si no llevamos una alimentación equilibrada y no nos movemos lo suficiente, será difícil alcanzar nuestros objetivos de pérdida de peso.

crecimiento de los glúteos
Foto: Freepik

Ojo con las manías en el afán de bajar de peso

Una de las manías más comunes cuando se intenta bajar de peso es contar calorías obsesivamente. Si bien es importante tener en cuenta la ingesta calórica para controlar el peso, obsesionarse con cada caloría consumida puede tener efectos negativos en nuestra relación con la comida. Esta obsesión puede llevar a una relación poco saludable con los alimentos y generar sentimientos de culpa o ansiedad cuando se consume algo considerado «prohibido». En lugar de contar calorías obsesivamente, es más beneficioso adoptar una alimentación equilibrada y consciente, centrándose en la calidad de los alimentos y escuchando las señales de hambre y saciedad de nuestro cuerpo.

No te amarres a la báscula

Pesarte constantemente puede generar ansiedad y frustración, ya que el peso corporal puede fluctuar debido a diferentes factores, como la retención de líquidos o la ganancia de masa muscular. Además, el peso no siempre es un indicador preciso de la composición corporal. En lugar de obsesionarse con la báscula, es más útil centrarse en cómo nos sentimos física y mentalmente. Prestar atención a los cambios en nuestra energía, fuerza y bienestar general puede ser más significativo que el número que muestra la báscula.

peso ideal
Foto: Freepik

Todas las comidas son importantes

Muchas personas creen erróneamente que saltarse una comida ayudará a reducir la ingesta calórica y, por lo tanto, a perder peso más rápidamente. Sin embargo, esto puede ser contraproducente. Saltarse comidas puede hacer que nos sintamos más hambrientos y, como resultado, es más probable que optemos por alimentos poco saludables y en mayores cantidades en la siguiente comida. Además, saltarse comidas puede ralentizar nuestro metabolismo, lo que dificulta la pérdida de peso a largo plazo. En su lugar, es recomendable hacer comidas regulares y equilibradas, incluyendo alimentos nutritivos que nos mantengan saciados durante más tiempo.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Víctor Castro Gutierrez