Mundo

El cohete chino que está «fuera de control» podría impactar la tierra este fin de semana

"Los riesgos de que los restos del pesado cohete impacten en una zona poblada existen, pero son poco probables".

Una parte de un cohete chino está de regreso a la Tierra, pero no está claro dónde ni cuándo aterrizará. Sin embargo, las posibilidades de que los restos del pesado cohete impacten en una zona poblada son muy escasas, según los expertos.

¿Se estrellarán los restos de un cohete chino de varias toneladas contra la Tierra este fin de semana? Desde hace varios días, un cohete chino regresa al planeta azul, sin que se sepa exactamente dónde ni cuándo volverá a caer. Los riesgos de que los restos del pesado cohete impacten en una zona poblada existen, pero son poco probables, según los expertos entrevistados por la AFP.

«Armonía Celestial»

El 29 de abril, China lanzó el primer elemento de su futura estación espacial, «Tianhe» («Armonía Celestial»), con el cohete Long March 5B. Se trata de la primera etapa de este poderoso lanzador que ahora regresa a nosotros.

Su recorrido está fuera de control, no por un fallo o un incidente inexplicable, sino porque sus diseñadores planearon desde el principio que el regreso de la nave fuera «natural». Esperaban que se desintegrara en la atmósfera.

Desde una órbita baja -donde vuela el lanzador chino- los cohetes retroceden por sí solos, debido a la fricción de la atmósfera, que ayuda a consumirlos casi por completo.

Pero con su masa (entre 10 y 18 toneladas), es poco probable que la etapa Long March se consuma por completo, señalan los expertos. «Dado el tamaño del objeto, seguro que quedan grandes trozos», anticipa Florent Delefie, astrónomo del Observatorio de París-PSL.

Diferentes escenarios

Además, «si el cohete está hecho de materiales que no se desintegran al entrar en la atmósfera, es más arriesgado. Este parece ser el caso de Long March», señala.

Sabiendo esto, «los chinos deberían haber previsto una reentrada controlada con un retrocohete, como hicieron los rusos cuando desorbitaron la estación Mir», explicó a la AFP Nicolas Bobrinsky, jefe del Departamento de Ingeniería e Innovación de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Dada su altitud -entre 150 y 250 km- es muy difícil de anticipar. Porque las capas más bajas de la atmósfera son las más vulnerables a las variaciones de densidad. Por ello, explica el experto de la ESA, «no podemos saber exactamente cuándo se producirá la caída.

En la tarde del viernes, se esperaba que cayera a la Tierra entre el sábado a las 21:50 GMT y el domingo a las 07:00 GMT. Cuanto más se acerque el plazo, más se afinará la previsión.

La única certeza por el momento es que la nave espacial vuela en una órbita de 41 grados con respecto a la línea del ecuador, por lo que sólo puede caer en esta latitud, tanto en el Norte como en el Sur del globo.

También puede interesarle leer: Los restos de un cohete chino podrían caer en cualquier lugar de la Tierra

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -