Mundo

Los restos de un cohete chino podrían caer en cualquier lugar de la Tierra

Nadie sabe dónde ni cuándo chocará con la Tierra.

Pocos días después de su lanzamiento, el cohete chino Long March 5B hace sudar frío a los especialistas. Los restos de la primera etapa del cohete están orbitando la Tierra, y se espera que caigan pronto en un lugar imprevisible.

Nadie sabe dónde ni cuándo chocará con la Tierra. La etapa principal del cohete chino Long March 5B, lanzado el 29 de abril para poner en órbita los primeros elementos de la futura estación espacial china, se dirige sin control hacia la Tierra.

Según el sitio especializado Space news, la enorme nave de 21 toneladas, actualmente en órbita, debería llegar a la atmósfera el 9 de mayo a las 4:37 UTC, ¡con un margen de error de 28 horas! Al chocar con la atmósfera a una velocidad de más de 27.000 km/h, la nave espacial se romperá inevitablemente en varios pedazos. Pero sus restos podrían tener un tamaño nada despreciable.

La velocidad del objeto es tal que por el momento es imposible predecir el lugar exacto en el que deben caer los restos. El lugar sólo se conocerá cuando el cohete haya entrado en la atmósfera, es decir, sólo unas horas antes del impacto en la Tierra.

Los expertos dicen que el riesgo es mínimo

Esta información no debería impedirnos dormir esta noche, como explicó a la CNN el astrofísico Jonathan McDowell: «No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de daños es muy pequeño, aunque exista, pero el riesgo de que los escombros golpeen a las personas es realmente muy pequeño. No perdería ni un segundo de sueño pensando en eso”.

Con el 70% de la superficie de la Tierra cubierta por el océano, es muy probable que los restos acaben en el agua. Sin embargo, esta adversidad ya le ocurrió a los habitantes de Costa de Marfil en mayo de 2020, cuando trozos de un cohete chino se estrellaron en su pueblo. Según el Centro Nacional de Estudios Espaciales, este tipo de sucesos sigue siendo poco frecuente, ya que entre el 80 y el 90% de los desechos espaciales se vaporizan al entrar en la atmósfera.

En cualquier caso, China podría provocar nuevos sustos en los próximos meses. El lanzamiento del cohete Long March 5B es sólo el primero de una serie que debe permitir poner en órbita los distintos módulos de la futura estación espacial china cuya puesta en marcha está prevista para 2022.

También puede interesarle leer: Suspenden por segundo año la Oktoberfest en Múnich por la pandemia

 

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -