Mundo

Crisis política en El Salvador luego de medida autoritaria de Nayib Bukele

¿Qué pasa hoy en El Salvador? El país se sume en una profunda crisis política

Popular por su voluntad de luchar contra el crimen organizado y la inseguridad, el presidente Nayib Bukele, de 39 años, en el poder desde 2019, se había enfrentado repetidamente con la Corte Suprema y la fiscalía.

Los magistrados destituidos, cuyos sustitutos fueron nombrados inmediatamente por los legisladores de la mayoría, se negaron a dejar su puesto, alegando «la inconstitucionalidad del decreto de destitución.»

La oposición minoritaria en el Parlamento -el partido derechista Arena y el izquierdista FMLN- denunció conjuntamente la medida como un intento de golpe de Estado.

«Lo que sucedió anoche en la Asamblea Legislativa, con una mayoría que el pueblo les dio a través del voto, es un golpe de Estado», dijo el legislador de Arena René Portillo.

«Como grupo parlamentario, no seremos cómplices de este golpe», agregó su colega del FMLN, Anabel Belloso.

“Condenamos categóricamente este golpe de Estado, avalado por el presidente Bukele y ejecutado por diputados de los partidos Nuevas Ideas, Gana, PCN y PDC”, todos aliados del gobernante dijeron en un comunicado 25 organizaciones de la sociedad civil salvadoreña, entre ellas gremios empresariales.

“Mediante la cooptación de la justicia pretenden consumar un ya incuestionable proyecto político autoritario en el que todos los poderes responden a una sola persona”, agregaron.

El Parlamento destituyó también al fiscal general, Raúl Melara, a quien cuestionó por tener filiaciones con el opositor partido derechista ARENA. Entrada la madrugada del domingo eligieron a su sucesor, Rodolfo Delgado.

Advertencia de Estados Unidos

Funcionarios estadounidenses criticaron la medida y advirtieron que podría perjudicar las relaciones con Washington.

«Una relación fuerte entre Estados Unidos y El Salvador dependerá de que el Gobierno de El Salvador apoye la separación de poderes y defienda las normas democráticas», dijo en Twitter Julie Chung, secretaria adjunta en funciones de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado estadounidense.

«Así no se hacen las cosas», tuiteó Juan González, asesor para América Latina del presidente estadounidense Joe Biden.

«Condeno los pasos que viene dando el poder político para desmantelar y debilitar la independencia judicial de los magistrados al destituir a los miembros de la Sala Constitucional», tuiteó Diego García-Sayán, relator especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados.

Varias ONG también dieron la voz de alarma

«Bukele está rompiendo con el estado de derecho y busca concentrar todo el poder en sus manos», dijo en Twitter José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división de América de Human Rights Watch.

«Es una situación que conlleva un profundo riesgo. (El Congreso) está jugando con fuego y puede profundizar esta crisis a tal magnitud que no podremos salir de ella», dijo a la AFP Miguel Montenegro, coordinador de la comisión de derechos humanos.

Elegido en 2019 para un mandato de cinco años, Bukele tuvo problemas para conseguir la aprobación de su agenda en el anterior parlamento dominado por Arena y el FMLN, que se habían alternado en el poder desde el final de la guerra civil de El Salvador.

Tras las elecciones de febrero, los aliados de Bukele ocupan 61 de los 84 escaños del Congreso unicameral, lo que le convierte en el primer presidente en casi tres décadas que cuenta con mayoría en la legislatura.

Bukele critica duramente a los partidos tradicionales de El Salvador, a los que acusa de abandonar a las víctimas de la guerra civil de 1980-92.

También puede interesarle leer: Afganistán, inicia formalmente el retiro de las últimas tropas estadounidenses