¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Entretenimiento

Carolina Soto tuvo un accidente mientras se transportaba en una moto

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

La presentadora del programa matutino de Caracol Televisión Día a Día, Carolina Soto, es una de las más queridas por los colombianos, dado su carisma, belleza, amabilidad y constante comunicación con sus seguidores, a quienes les cuenta sus actividades diarias, tanto profesionales como personales.

Este lunes no fue la excepción, la caleña desde la mañana contó, por medio de sus redes sociales, que debía viajar urgentemente a Cali, por lo que prefirió transportarse en una moto desde las instalaciones del Canal Caracol hasta el Aeropuerto Internacional El Dorado, aclarando que no era la primera vez que utilizaba este medio de transporte, sin embargo, jamás pensó vivir un gran susto.

«Ni te alcanzas a imaginar»: el accidente de Carolina Soto

Luego de terminar la emisión en vivo de Día a Día, la caleña le contó a sus casi 4 millones de seguidores de Instagram que debía realizar un viaje «express» a Cali, su ciudad natal, para firmar unos papeles.

“Imaginate que tengo un par de cosas que hacer en Cali que me quedaron pendientes entonces hoy voy para allá, a pasar la tarde y me regreso en la noche y pues adivina, tengo otra vez el tema de la moto, ya está lista”, dijo.

En la siguiente historia de Instagram, Soto mostró, con casco en la cabeza, que ya arrancaría en la motocicleta hacia el aeropuerto. Sin embargo, ocurrió algo inesperado en el trayecto que le ocasionó un gran susto.

«Llegué, pero si supieras la que me pasó, no te la alcanzas a imaginar, yo creyéndome una profesional en esto de las motos y … se derrite mi zapato en el exhosto de la moto», contó.

La presentadora le contó a sus seguidores que se dio cuenta poco tiempo antes de llegar a su destino. «Efectivamente me di cuenta porque yo empecé a sentir como un calorcito en la planta del pie y como que me estaba ardiendo, pensé ‘¿será que tengo el pie mal ubicado?’ pero cuando ya lo pensé faltaban dos minutos para llegar al aeropuerto, o sea todo el camino me vine así y yo quieta estatua agarrada ahí, entonces me ubiqué mal y mirá, pero no me alcancé a quemar, ya me revisé, afortunadamente”.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también: