Mundo

Bebé de 26 días perdió la vida luego de que su mamá lo amamantara ebria

Como Yennifer Andreína Vásquez García, de 22 años, identificaron a una madre que amamantó a su bebé de 26 días de nacido en estado de ebriedad y lo dejó llorar en exceso, provocando el deceso del menor.

El hecho que ocurrió en Caracas, Venezuela, tiene conmocionado a la comunidad. Según informó el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), la joven consumía bebidas alcohólicas y descuidó a su bebé durante varias horas en su vivienda.

Douglas Ricco, director del Cicpc, dijo que el pequeño Yohendry Sebastián Mesones Vásquez lloró por varias horas sin que nadie lo atendiera. Pasado el tiempo, Vásquez tomó al bebé y estando en estado de ebriedad, procedió a suministrarle lactancia materna, lo que complicó su estado de salud. La causa del fallecimiento fue una hemorragia cerebral, debido a una deshidratación por llorar en exceso.

La mujer fue puesta a disposición de la Fiscalía 98 del Ministerio Público del Área Metropolitana de Caracas, entidad que se encarga de investigar este caso.

Puede interesarle: Una mujer dio a luz a gemelos de padres diferentes: ¿cómo fue posible?

Lactancia y consumo de alcohol

De acuerdo con la Clínica Mayo, la lactancia y las bebidas alcohólicas no son una buena combinación. No hay ningún nivel de alcohol en la leche materna que se considere seguro para un bebé.

Si una madre toma alcohol, este pasa a la leche materna en concentraciones similares a las que se encuentran en el torrente sanguíneo. Aunque los bebés lactantes están expuestos a solo una fracción del alcohol que bebe su madre, un recién nacido elimina esta sustancia del cuerpo a la mitad de velocidad que lo hace un adulto.

Las investigaciones sugieren que los bebés lactantes que están expuestos a una toma al día pueden tener un desarrollo motor deficiente y cambios en los patrones de sueño. Mientras que la creencia popular dice que tomar bebidas alcohólicas mejora la producción de leche, los estudios demuestran que, en realidad, la reduce y que la presencia de alcohol en la leche materna hace que los bebés tomen aproximadamente un 20 % menos de esta.

Si una madre elige tomar bebidas alcohólicas, se recomienda evitar amamantar al bebé hasta que el alcohol haya desaparecido completamente de la leche.