Mundo

Así es como serían los humanos dentro de 1.000 años por el uso de la tecnología, según los expertos

Mano arqueada, espalda encorvada, ojos apagados... Los expertos han creado un personaje de ficción para mostrar cómo afectaría esta tecnología a nuestro cuerpo.

Da miedo verlo, pero podría ser el humano del mañana. En un comunicado publicado el 18 de octubre y difundido por la prensa en noviembre, la empresa de telecomunicaciones Toll Free Forwarding explicó que había creado un personaje para mostrar el aspecto que tendrían los humanos dentro de 1.000 años, es decir, en el año 3000, debido a nuestra dependencia a la tecnología.

Espalda encorvada, mano con garra, codo doblado…

«Para darnos cuenta completamente del impacto que la tecnología cotidiana tiene sobre nosotros, buscamos investigaciones científicas y opiniones de expertos sobre el tema, antes de trabajar con un diseñador 3D para crear un humano del futuro cuyo cuerpo haya cambiado físicamente debido al uso constante de teléfonos inteligentes, portátiles y otra tecnología», detalló la empresa.

Llamada Mindy, la mujer ficticia tiene la espalda encorvada, los hombros hacia delante, el cuello más grueso y los dedos en forma de garra. Todas las consecuencias físicas y motrices del tiempo que pasamos mirando y sosteniendo nuestros smartphones y trabajando (para muchos de nosotros) frente a la pantalla del computador.

La parte superior del cuerpo es la más afectada. Según Caleb Backe, experto en salud y bienestar que ha trabajado con la empresa, «mirar el teléfono durante horas tensa el cuello y desequilibra la columna vertebral. Como resultado, los músculos del cuello tienen que trabajar más para sostener la cabeza. Estar sentado frente al computador en la oficina durante horas y horas también significa que el tronco se tira por delante de las caderas en lugar de apilarse recto y alineado».

Así es como serían los humanos dentro de 1.000 años
Foto: www.tollfreeforwarding.com
Puede interesarle: Científicos lograron revertir el envejecimiento en ratones y quieren hacer lo mismo en humanos

Estos cambios corporales han sido realmente validados por algunos científicos. El Dr. Nikola Djordjevic, médico del hospital, explicó a DailyMail que «la forma en que sostenemos nuestros teléfonos puede provocar tensión en ciertos puntos de contacto, causando una «garra de texto», conocida como síndrome del túnel cubital». Según el experto, los humanos del futuro también podrían tener el codo permanentemente doblado a 90 grados. «Mantener el codo doblado durante mucho tiempo -la mayoría de las veces, mientras se sujeta el teléfono- puede estirar el nervio detrás del codo y ejercer presión sobre él».

Y eso no es todo. Los ojos, ya muy afectados por las pantallas, también pueden tener que adaptarse a las agresiones. Según Kasun Ratnayake, de la Universidad de Toledo, citado por el DailyMail, los humanos del futuro podrían desarrollar un párpado interior más grande para protegerse de la exposición excesiva a la luz, o tener una lente, dentro del ojo, adaptada a la luz azul.

Un impacto en la salud mental

La empresa también ha estado trabajando en el impacto de la tecnología en la salud mental. «Se están acumulando rápidamente pruebas que demuestran el daño que la tecnología puede tener en nuestro estado de ánimo», afirman los autores del comunicado. Estudios recientes han relacionado el uso de Facebook con una disminución de su bienestar a largo plazo. También se acusa a las redes sociales de aumentar la ansiedad y la depresión en los niños». Por no hablar de la luz azul, que es perjudicial para el sueño y tiene un impacto en la mente. Además de los problemas físicos, el humano del futuro podría ser, por tanto, una persona cansada, ansiosa y estresada.

Convierta Noticias24Colombia en su fuente de noticias aquíAgréganos a tus contactos en #Telegram