¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Colombia

Volvió a temblar en la madrugada de este lunes y fue fuerte

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

La semana comenzó bastante movida en Colombia luego de que se sintiera un fuerte temblor en varias ciudades del país. De acuerdo con el Servicio Geológico Colombiano (SGC)  el movimiento telúrico ocurrió exactamente a las 5:02 a.m. de este lunes 18 de septiembre, con una magnitud de 4,0 grados en la escala de Richter.

El epicentro del sismo fue el municipio Toledo, en Norte de Santander, con una profundidad superficial, es decir, menor a 30 kilómetros.

Así lo señaló el Servicio Geológico Colombiano en su cuenta de Twitter: «Evento Sísmico – Boletín Actualizado 1, 2023-09-18, 05:02 hora local Magnitud 4.0, Profundidad Superficial (Menor a 30 km), Toledo – Norte de Santander, Colombia».

Los municipios cercanos al epicentro fueron Cubará (Boyacá) a 23 km, Toledo (Norte de Santander) a 35 km, Saravena (Arauca) a 44 km y se sintió en Santander, Norte De Santander, Bogotá D. C., Arauca, Boyacá, Cundinamarca, Valle Del Cauca.

Muchas personas en redes sociales comentaron que sintieron el sismo: «Manizales 5:23 am suave y corto», «Se sintió en Bucaramanga», «Si, se sintió, en Suba -Bogota», «Manizales Caldas se sintió suave», fueron algunos de los comentarios.

¿Por qué tiembla tanto en Colombia?

Colombia es un país sísmicamente muy activo, pues hay diferentes placas tectónicas que están en contacto y esto hace que se generen sismos en la mayor parte del territorio. Los lugares del país más activos sísmicamente son las costas y alrededor de nuestras cordilleras.

“Hay un lugar en donde ocurren sismos casi todos los días y representa el 60% de la sismicidad ocurrida en Colombia: el Nido Sísmico de Bucaramanga, ubicado en el departamento de Santander, cerca al municipio de Los Santos”, afirma el SGC.​

En promedio, en el país hay 2.500 temblores al mes, pero la mayoría no son de magnitud ni de intensidad relevantes. ¡Muchos de ellos ni siquiera los sentimos!

Los efectos que un temblor puede tener en la infraestructura de un lugar y, por ende, en las personas, depende, entre otras cosas, de la relación entre su magnitud y profundidad. A mayor magnitud y menor profundidad, mayor impacto habrá. Entre más profundo sea un sismo, más puede expandirse su energía en el territorio.

Lee también: