Estilo de vida

6 remedios naturales para aliviar un esguince

Nuestras articulaciones están sometidas a numerosos traumatismos, a veces muy dolorosos, que desgraciadamente se producen a menudo durante la práctica deportiva. En cuanto a los esguinces articulares, se producen tras el estiramiento o la rotura de uno o varios ligamentos. Por lo tanto, acudir al médico es un punto clave. El médico realizará un examen clínico para determinar la gravedad de la lesión, incluso prescribiendo una radiografía para asegurarse de que no hay ninguna fractura que requiera rehabilitación y muletas.

Junto con el farmacéutico, también estará en la mejor posición para recetar buenos analgésicos. Para ayudarte a curar, pero también para aliviar el intenso dolor y reducir la hinchazón y el hematoma, también puedes cuidar tu alimentación y probar algunos remedios naturales.

  1. Comer bien para curarse bien

La alimentación es un remedio natural por derecho propio, ya que mejora la curación de los daños articulares. Para ello, prohíbe los alimentos acidificantes y desmineralizantes: té, café y refrescos, carnes rojas, azúcares refinados (dulces, etc.), exceso de productos lácteos, etc. Debes mantenerte bien hidratado con agua poco mineralizada y consumir muchos alimentos ricos en omega-3. Estos ácidos grasos esenciales se encuentran en el aceite de hígado de bacalao, el aceite de nuez, el aceite de colza, los frutos secos (nueces, almendras, etc.), el pescado azul como el salmón, las semillas de lino y de chía, etc. No ignores los alimentos ricos en vitaminas y minerales (frutas, verduras y cereales integrales).

En cuanto a los complementos alimenticios, piensa en la cola de caballo, la ortiga o el silicio orgánico, este último es un reconstituyente que ayuda a acelerar el proceso de curación, mejorar la movilidad de las articulaciones y aliviar el dolor relacionado con la rotura de ligamentos.

  1. Lo que hay que hacer para calmar un esguince

Para aliviar un esguince, aplica el método GRIEGO, que se divide en cuatro partes:

HIELO: Utiliza el frío para calmar la inflamación y reducir la hinchazón. El frío es un vasoconstrictor, antiinflamatorio y analgésico. Esto debe hacerse tan pronto como aparezca la lesión para limitar la hinchazón.

REPOSO: Poner la articulación en reposo para evitar el agravamiento del dolor articular.

ELEVACIÓN: La elevación de los miembros inferiores (tobillo y rodilla) estimula el retorno venoso.

COMPRESIÓN: Utiliza una venda elástica, una férula o un corsé para proporcionar compresión médica y apoyo sin bloquearse completamente ni cojear. Esto también favorece el reposo para ayudar a reducir la hinchazón y los hematomas. Además, limita el riesgo de reaparición o las secuelas relacionadas con esta afección. Esto ayudará a que tus ligamentos se curen mejor.

  1. Remedios naturales a base de aceites esenciales para los esguinces

El aceite esencial de helicriso italiano (o siempreviva) es antiinflamatorio, analgésico, circulatorio y regenerador de los tejidos. También es uno de los aceites esenciales más eficaces para reducir rápidamente los hematomas y reabsorber la hinchazón.  Su ventaja añadida es que puedes aplicar 3 gotas puras sobre la hinchazón para aliviarla durante los dos primeros días (¡los más críticos!). Luego se puede volver a aplicar 30 minutos después, sin exceder las 5 aplicaciones diarias. También puede hacer una sinergia de aceites esenciales muy eficaz combinando el aceite esencial de gaulteria (analgésico y antiinflamatorio) y el aceite esencial de menta (analgésico con efecto frío), 2 gotas de cada uno en aceite vegetal. Aplica esta mezcla localmente y masajea suavemente hasta que penetre.

  1. La arcilla verde, uno de los remedios naturales más eficaces para los esguinces

En caso de esguince, la cataplasma de arcilla verde aporta propiedades antiinflamatorias que ayudarán a desinflamar la zona hinchada y aliviar el dolor. Se puede utilizar alternativamente con el frío para obtener la máxima eficacia. Basta con aplicar una capa gruesa en el empeine o la rodilla y envolver con un film o una gasa, pero sin apretar demasiado para no manchar. Al cabo de una hora, se puede aclarar y repetir si es necesario.

  1. Árnica para aliviar los moratones y mucho más

El árnica no sólo sirve para calmar los hematomas. Gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, el árnica es excelente después de un traumatismo para calmar los edemas y reducir la hinchazón. También se puede utilizar de varias formas, según las preferencias, para calmar un esguince:

Gel: Compra el gel de árnica en una farmacia o tienda de productos ecológicos y sigue las instrucciones del prospecto o las que te den en la farmacia.

Homeopatía: Tomar una dosis completa de Arnica 15 CH en cuanto se produzca el esguince. Luego toma 5 gránulos de Arnica 9 CH, 5 gránulos cada 30 minutos.

Tintura: Diluir una cucharadita de tintura de árnica* en 100 ml de agua. Luego, empapa una compresa con líquido y aplícala sobre el esguince en cuanto se produzca. Repetir 3 ó 4 veces al día, cambiando la compresa cada vez.

* Se puede preparar una tintura de árnica macerando 10 g de flores secas de árnica durante 5 días en 1 cl de alcohol de 70º.

6) Otros remedios naturales para aliviar los esguinces

Una compresa de verbena

Hervir un puñado de verbena durante 10 minutos en 500 ml de agua. Luego deja que se enfríe y empapa una compresa y déjala en la zona dolorida durante 15 minutos.

Aceite de ajo

Corta tres dientes de ajo y déjalos en remojo toda la noche en una cucharada de aceite de oliva. Utiliza el aceite de ajo para masajear suavemente el esguince doloroso por la noche antes de vendarlo sin apretarlo demasiado.

Menta para el dolor

Si tienes unas cuantas plantas de menta, puedes utilizarlas como anestesia de emergencia. Para ello, aplasta un buen puñado entre las manos y aplícalo sobre el esguince. A continuación, sujétalo con un paño limpio o una venda suelta. Puedes hacer lo mismo con el plátano de jardín.

También puede leer: Ajo y miel para bajar de peso: Beneficios y cómo utilizarlo