¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¿Por qué las orejas se infectan si se usan aretes que no son de oro?

Mantén tus orejas sanas y felices

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Los aretes son un accesorio popular que puede complementar cualquier estilo. Sin embargo, hay muchas personas que experimentan infecciones en las orejas después de usar aretes que no son de oro. ¿Por qué sucede esto? ¿Cómo puedes evitar estas infecciones y seguir usando tus aretes favoritos?

La respuesta radica en el níquel, un metal que a menudo se encuentra en los aretes que no son de oro. El níquel es un metal común que se utiliza en la fabricación de joyas y otros productos, pero desafortunadamente, muchas personas son alérgicas a él. Cuando este entra en contacto con la piel, puede causar una reacción alérgica que puede variar desde una simple irritación hasta una infección.

aretes
Foto: Freepik

La infección ocurre cuando las bacterias se acumulan en la piel irritada y la inflamación se vuelve más severa. Si el problema no se trata, puede extenderse a otras áreas de la oreja e incluso a la cabeza y el cuello. Los síntomas de una infección de oído incluyen dolor, enrojecimiento, hinchazón y sensibilidad.

Si te gusta usar aretes, pero tienes alergia al níquel, hay algunas soluciones simples que puedes probar. En primer lugar, puedes optar por usar aretes de oro, que son menos propensos a causar reacciones alérgicas. El oro es un metal noble que es resistente a la corrosión, lo que significa que no se oxidará ni causará irritación en la piel.

aretes dorados

Otra opción es usar aretes de plata esterlina, titanio o plástico hipoalergénico. Estos materiales son menos propensos a causar reacciones alérgicas y son una excelente opción para las personas que tienen problemas con el níquel.

Si ya tienes infecciones de oído debido al uso de aretes que no son de oro, lo mejor es acudir a un dermatólogo o a un médico especialista en oídos, nariz y garganta. El médico puede recetarte una pomada antibiótica para aliviar la infección y reducir la inflamación.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
María Vargas Jimenez