ActualidadColombia

Human Rights Watch pide una reforma policial en Colombia

“Los policías han dispersado manifestaciones pacíficas de manera arbitraria y empleado la fuerza de forma excesiva, y a menudo brutal, incluso mediante el uso de municiones letales”.

Human Rights Watch pide una reforma policial en Colombia, así lo afirmó en el informe más reciente en el que revelaron que la Policía habría asesinado a 20 manifestantes; de los cuales 16 murieron por heridas provocadas con municiones letales disparadas por arma de fuego; uno como consecuencia de una golpiza; y otros tres por uso indebido o excesivo de gases lacrimógenos o aturdidoras.

La organización señaló que las violaciones a los Derechos Humanos por parte de la fuerza pública no son acciones aisladas de algunos agentes indisciplinados; sino es el resultado de un problema estructural profundo de la institución.

“Se necesita una reforma seria que permita separar claramente a la Policía de las Fuerzas Militares y asegurar una supervisión y rendición de cuentas adecuada para impedir que estos abusos vuelvan a ocurrir o queden impunes”, manifestó el director de la organización para las Américas, José Miguel Vivanco.

Mediante más de 150 entrevistas a víctimas, familiares, abogados y expertos, así como la verificación de registros policiales, forenses y videos, HRW recopiló pruebas de estos abusos donde documenta que; “los policías han dispersado manifestaciones pacíficas de manera arbitraria y empleado la fuerza de forma excesiva, y a menudo brutal, incluso mediante el uso de municiones letales”.

La organización ha recibido “denuncias creíbles” de 68 muertes ocurridas desde el comienzo de las movilizaciones sociales el 28 de abril; sobre todo de ONG como Temblores y el Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz) o la coalición Defendamos la Paz.

“Human Rights Watch documentó cada uno de los casos de forma independiente y con evidencias de primera mano”, asegura la organización, y llegó a la conclusión de que 34 muertes, incluidas las de dos policías y un investigador judicial, ocurrieron en el contexto de las protestas, y de ellas “al menos 20 parecen haber muerto a manos de policías”.

Por otra parte, el reporte también indicó que más de 1.200 policías resultaron heridos, de los cuales 192 tienen lesiones de gravedad. “Aunque la mayoría de las manifestaciones se desarrollaron de manera pacífica, algunos individuos cometieron actos graves de violencia”; también ataques a estaciones de Policía y establecimientos con piedras y cócteles molotov.

“La violencia contra policías y los bloqueos que impidan el acceso a alimentos o servicios de salud son absolutamente injustificables; pero no pueden ser un pretexto para la brutalidad policial”, expresó.

Así las cosas, la ONG solicitó la construcción de una reforma policial en la que se tengan en cuenta dos aspectos fundamentalmente; la separación entre la Policía y las Fuerzas Armadas; considerando que ambas dependen del Ministerio de Defensa y que el Ejército se prepara para combatir en contextos militares y no civiles; y la transformación del sistema jurídico colombiano; con el propósito de que miembros de la fuerza pública que incurran en delitos puedan ser juzgados por la justicia ordinaria en lugar de la Justicia Penal Militar.

“Colombia necesita una Policía de carácter civil que esté entrenada para responder a las manifestaciones de una manera respetuosa de los derechos humanos, y cuyos miembros rindan cuentas por los abusos cometidos”, reseñó el reporte.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Puntos de concentración para hoy en las principales ciudades del país