Mundo

Estación Voyager: el primer hotel en el espacio

Una empresa estadounidense quiere construir una base para acoger a turistas espaciales, científicos y astronautas a partir de 2027

Los viajes turísticos al espacio serán pronto una realidad. La Orbital Assembly Corporation, una nueva empresa de construcción dirigida por el antiguo piloto de avión John Blincow, ha anunciado que tiene previsto abrir un hotel de lujo en el espacio para 2027.

El primer complejo en órbita se llamará Estación Voyager y será una verdadera estación espacial destinada también a la investigación, lo que la convertirá en la mayor estructura hecha por el hombre en el cosmos y superará incluso a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La Estación Voyager tendrá una forma circular, similar a la de una rueda de bicicleta, con un diámetro de doscientos metros. La parte central se utilizará como centro de control y plataforma de atraque para las naves espaciales que transportarán pasajeros y suministros. Sin embargo, los módulos de alojamiento se colocarán en el anillo exterior. La estructura girará alrededor del eje central con la velocidad suficiente para generar una gravedad artificial similar a la de la Luna. De este modo, los invitados podrán sentirse cómodos sin flotar en el aire. La base flotará en órbita entre 300 y 1.000 kilómetros sobre el nivel del mar, completando una revolución alrededor de la Tierra cada 90 minutos.

Las habitaciones

Las habitaciones estarán contenidas en los 24 módulos del anillo exterior, que medirán 20 metros de largo por 12 de ancho. Podrán acoger hasta 400 personas, 280 invitados y 112 miembros de la tripulación.

El proyecto también incluirá villas de lujo de 500 metros cuadrados con baño, cocina y tres dormitorios para una capacidad total de 16 personas, así como suites de 30 metros cuadrados con baño privado. Los alojamientos estarán en alquiler por semanas o meses, o en venta. Por el momento no se ha anunciado el precio, pero es probable que sea bastante elevado.

Los huéspedes podrán disfrutar de una serie de servicios como restaurantes, bares, cines, spa, gimnasio, bibliotecas y salas para conciertos y espectáculos. También se servirán algunos «alimentos espaciales», como helados liofilizados.

A medida que la sensación de gravedad aumenta al salir de la estación, se ofrecerán actividades de entretenimiento que utilizan la ingravidez y la gravedad reducida para mover el cuerpo de nuevas maneras. Además, el hotel ofrecerá un bar salón con vistas a la Tierra como testimonio de la singularidad de la experiencia.

La empresa, como se ha mencionado, tiene previsto alquilar o vender los módulos de alojamiento a propietarios privados que quieran crear una casa de vacaciones a bordo de la estación espacial, pero también a organismos gubernamentales que quieran utilizar las instalaciones con fines de investigación o para la formación de astronautas.

En cuanto al calendario, por el momento se han previsto pruebas preliminares y la creación de una base de pruebas a pequeña escala. A partir de 2025, pues, la Estación Voyager será ensamblada directamente en órbita por un robot llamado STAR (Structure Trust Assembly Robot), con el objetivo de abrir sus puertas dos años después. En resumen, como declaró el propio Blincow, «esta edad de oro de los viajes espaciales está a la vuelta de la esquina. Ya viene. Viene rápidamente».

También puede interesarle leer: Mercurio se podrá ver en el cielo en los próximos días

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -