¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Colombia

¿De qué murió Piedad Córdoba?

Su deceso se dio a sus 69 años.

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Pasado el mediodía de este 20 de enero, las noticias de la muerte de Piedad Córdoba comenzaron a circular. Según informes preliminares, la exsenadora se encontraba en su apartamento en la ciudad de Medellín cuando sufrió un infarto. A pesar de los esfuerzos por llevarla a una clínica cercana, llegó sin signos vitales.

De acuerdo con Noticias Caracol, los escoltas habrían encontrado a la exsenadora del Pacto Histórico tirada en el baño de su vivienda, por lo que corrieron a llevarla a la Clínica Conquistadores para que la asistieran, sin embargo, 20 minutos después confirmaron su deceso.

Trayectoria de Piedad Córdoba

La excongresista nació el 25 de enero de 1955 en la ciudad de Medellín. Desde joven, mostró compromiso con la justicia social y la defensa de los derechos humanos. A lo largo de su carrera política, se destacó por su ferviente lucha en favor de la paz y la inclusión de las voces de todos los sectores de la sociedad.

Desde su elección como senadora en 1994, Córdoba se convirtió en una de las voces más influyentes del país. Su trabajo en el Congreso se centró en la promoción de los derechos de las mujeres, la protección de los derechos de las comunidades afrodescendientes y la defensa de los desplazados por el conflicto armado.

Uno de los mayores logros de Piedad Córdoba fue su papel fundamental en la búsqueda de la paz en Colombia. Como mediadora entre el gobierno y las FARC, desempeñó un papel clave en los diálogos de paz que llevaron a la firma del Acuerdo de Paz en 2016.

A lo largo de los últimos años, Córdoba enfrentó una dura batalla contra el cáncer.

El expresidente Gustavo Petro, a través de su cuenta de Twitter, escribió: «Piedad Córdoba fue una mujer golpeada por una época y una sociedad. Luchó toda su vida madura por una sociedad más democrática. Su cuerpo y su mente no resistieron la presión de una sociedad anacrónica, que aplaudía los ajustamientos de jóvenes, que odiaba el diálogo y la paz».

 

Lee también: