Estilo de vida

Cómo eliminar el mal aliento de un perro

Los perros suelen tener mal aliento y sus dueños no saben qué hacer para mejorar la situación. Sin embargo, hay ciertos hábitos de higiene que pueden prevenir la aparición del mal aliento canino. Esto incluye el cepillado diario, una dieta equilibrada, el uso de golosinas y juguetes para masticar, y una visita al veterinario si es necesario. A continuación le explicamos estas sencillas reglas para acabar con el mal aliento en los perros.

Golosinas y juguetes para masticar

Los juguetes para masticar ayudan a eliminar la placa de los dientes de su perro. Estos productos están hechos de nylon o caucho natural y tienen un buen sabor. También puede encontrar golosinas para mascotas en tiendas especializadas. Estos snacks reducen el mal aliento; por ejemplo, puede encontrar galletas con forma de hueso.

Cepillar los colmillos de su perro

Al igual que las personas, los colmillos de los perros deben cepillarse a diario, aunque a diferencia de nosotros, una vez es suficiente. No es necesario que lo haga con un cepillo de dientes, simplemente aplique un poco de pasta dental canina en su dedo y frote los dientes de su mascota con movimientos circulares durante un minuto. Cuando vea que su mascota está acostumbrada a que la cepillen con el dedo, puede comprarle un cepillo de dientes para perros. De este modo, podrá añadir el cepillado a su rutina diaria de cuidados.

Dieta equilibrada

Para evitar el mal aliento del perro, se recomienda que la dieta de su mascota no contenga una gran cantidad de carne, ya que ésta deja un residuo entre los colmillos del perro y las bacterias atacan este residuo de comida, provocando el mal aliento. Por lo tanto, es mejor que su perro siga una dieta equilibrada. Además, la comida enlatada puede provocar mal aliento, por lo que es mejor elegir unas croquetas de calidad que eviten la formación de sarro y placa bacteriana.

Agua limpia y fresca

Otro método esencial para evitar que su perro tenga mal aliento es asegurarse de cambiar el agua de su recipiente regularmente. De este modo, se evita que los trocitos de comida se descompongan y sean ingeridos por su perro al beber. Así que asegúrese de darle agua limpia varias veces al día.

Ir al veterinario

Si los problemas de mal aliento de su perro persisten a pesar de la aplicación de estas recomendaciones, le sugerimos que visite al veterinario para descartar cualquier tipo de patología relacionada con el aparato digestivo u otras zonas anatómicas de su mascota. Por ello, no está de más acudir a un especialista.

Puede interesarle: Video: la ayudante canina de un taxista que se encarga de cobrar y dar vuelto a pasajeros