¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Actualidad

Declaran culpable a Chiquita Brands de financiar el paramilitarismo en Colombia

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

La multinacional estadounidense Chiquita Brands ha sido declarada responsable civilmente por financiar a grupos paramilitares en Colombia durante los años 90. Después de un largo proceso judicial de 17 años, un jurado federal en Florida falló a favor de un grupo de víctimas cuyos familiares fueron asesinados por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a quienes la empresa bananera realizó pagos entre 1997 y 2004. Esta decisión sienta un precedente importante al responsabilizar a una corporación por complicidad en crímenes cometidos por grupos armados ilegales, y abre la puerta a que otras víctimas del paramilitarismo en Colombia puedan buscar justicia y reparación.

El caso se remonta a 2007, cuando nueve víctimas de las AUC interpusieron una demanda civil contra Chiquita Brands en Estados Unidos. Después de 17 años de litigio, el juicio se resolvió este 10 de junio en un juzgado de West Palm Beach, Florida. Durante las seis semanas de audiencias, ambas partes expusieron sus argumentos.

El abogado de las víctimas, Jack Scarola, refutó el principal argumento de la defensa de Chiquita Brands, quien alegaba haber realizado los pagos a las AUC bajo amenaza y con el fin de proteger a sus trabajadores. Scarola aseveró que la multinacional hizo «un pacto con el diablo» al financiar a un grupo paramilitar responsable de múltiples crímenes en las regiones de Urabá y Magdalena Medio.

Por su parte, la empresa sostuvo que los pagos a las AUC fueron una medida necesaria para garantizar la seguridad de sus empleados, y que sus operaciones en Colombia fueron, en general, positivas. Sin embargo, el jurado federal determinó que Chiquita Brands no logró demostrar que la plata entregada a los paramilitares fuera producto de una «amenaza ilegal, inmediata e inminente», ni que no tuviera otra alternativa.

Finalmente, el jurado falló en contra de Chiquita Brands, concluyendo que la multinacional entregó dinero a sabiendas de los crímenes cometidos por el grupo paramilitar. Según el veredicto, esta financiación aumentó el riesgo para los miembros de la comunidad en las regiones afectadas.

Implicaciones del fallo

Esta decisión judicial tiene importantes repercusiones. Por un lado, envía un mensaje contundente a las empresas que se lucran a costa de los derechos humanos: sus acciones no quedarán impunes. Por otro, abre la puerta para que otras víctimas del paramilitarismo en Colombia puedan buscar justicia y reparación a través de la vía legal.

Dado que el juicio se resolvió en Estados Unidos, pero los hechos ocurrieron en Colombia, las fuentes cercanas al caso explicaron que se aplicará el Código Civil colombiano. Esto significa que Chiquita Brands deberá indemnizar y reparar a las víctimas por los daños causados.

Además, se ha informado que existen más víctimas del paramilitarismo con situaciones similares ligadas a Chiquita Brands. Esto podría dar lugar a nuevos acuerdos o fallos de la justicia en favor de estos afectados.

El veredicto ha sido ampliamente celebrado por organizaciones de derechos humanos, quienes consideran que esta decisión sienta un precedente importante a nivel internacional.

Un mensaje a las empresas

Marco Simons, director jurídico de EarthRights International, organización que trabajó de la mano de las víctimas, afirmó que «este veredicto envía un mensaje contundente a las empresas de todo el mundo que se lucran a expensas de los derechos humanos: sus actos no quedarán impunes».

Asimismo, Simons destacó la «fortaleza» de las familias que sufrieron el asedio de grupos armados y corporaciones, y que lograron triunfar en el sistema judicial.

Lee también:
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información