Mundo

China lanza la primera cápsula de su futura estación espacial

China lanzó este jueves 29 de abril la cápsula central Tianhe, la primera de los tres elementos de su estación espacial, la "CSS", cuya construcción requerirá una docena de misiones hasta finales de 2022.

China lanzó este jueves el primero de los tres componentes de su estación espacial, un ambicioso proyecto para Pekín que debería permitirle tener astronautas de forma permanente en el espacio.

La cápsula central Tianhe («Armonía Celeste»), futuro hogar de los astronautas, fue impulsada por un cohete Long March 5B desde el centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla sureña de Hainan, según la cadena estatal CCTV.

El Presidente Xi Jinping envió su «calurosa felicitación» a los equipos técnicos, diciendo que la estación espacial era un «gran proyecto para convertir al país en una potencia de la ciencia, la tecnología y el espacio».

La estación «será un gran paso adelante para las capacidades de vuelos espaciales humanos de China», explica a la AFP Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, en Estados Unidos. «Debería permitirles tener una presencia humana permanente en el espacio y, por tanto, aumentar significativamente la experiencia de sus astronautas».

Bautizada como CSS (por «Chinese Space Station») o en chino «Tiangong» (por «Armonía de los Cielos»), operará en órbita terrestre baja (entre 340 y 450 km de altitud).

Al igual que la antigua estación ruso-soviética «Mir» (1986-2001), su vida útil prevista será de diez a quince años.

«Servirá de base para operaciones a mayor escala: misiones tripuladas a la Luna, turismo espacial, ciencia espacial o incluso aplicaciones concretas para el ser humano», señala Chen Lan, analista del sitio web GoTaikonauts.com, especializado en el programa espacial chino.

Una vez completado, se espera que el CSS pese casi 100 toneladas. En comparación, será unas tres veces más pequeña (en tamaño) que la Estación Espacial Internacional (ISS).

«Competencia»

Con una longitud de 16,6 metros y un diámetro de 4,2 metros, el módulo «Tianhe» lanzado este jueves será el elemento central de la futura estación y también será su estación de control.

Para finalizar la construcción del CSS, China deberá lanzar hasta finales de 2022 una docena de misiones, algunas de ellas tripuladas, para transportar y ensamblar los otros dos módulos. No se ha publicado ningún calendario específico.

Sin embargo, los próximos pasos son: la botadura de un buque de carga, «Tianzhou-2», que se acoplará a «Tianhe», a priori en mayo. Luego, la misión tripulada «Shenzhou 12» debería llevar a los astronautas a bordo de este CSS en construcción en junio.

Con el CSS chino y la ISS bajo la égida de la agencia espacial estadounidense (NASA), habrá pues dos estaciones en órbita alrededor de la Tierra.

«Políticamente, esto simboliza el fortalecimiento de la competencia entre Estados Unidos y China», señala Chen Lan.

Debido a su tamaño y a la limitada cooperación internacional por el momento, la estación china no tiene los medios para competir con la ISS, «que es en general más madura y eficiente», dice Jonathan McDowell.

Pekín ha dicho que está abierta a la colaboración con países extranjeros. Los científicos chinos y de la ONU han seleccionado los experimentos de los investigadores extranjeros que se llevarán a cabo en el futuro CSS.

La Luna y Marte

«Estos visitantes realizarán experimentos, pero serán más turistas que socios en el funcionamiento de la estación, a diferencia, por ejemplo, del papel más activo que tienen los astronautas japoneses y europeos en la ISS», explica Jonathan McDowell.

«Lo más probable es que Rusia y Pakistán sean los primeros socios y podría seguirles la Agencia Espacial Europea (ESA)», pero esta última colaboración es «muy incierta» porque «el clima político ha cambiado mucho», señala Chen Lan, en referencia a las tensiones en torno a Xinjiang y Hong Kong.

¿Subirán algún día los astronautas extranjeros al CSS? Tal vez, pero no hay ninguna posibilidad de ver a un estadounidense en el CSS: una ley estadounidense prohíbe a la NASA tener vínculos con China.

El gigante asiático lleva varias décadas invirtiendo miles de millones en su programa espacial para ponerse a la altura de europeos, rusos y estadounidenses.

También puede interesarle leer: Fallece el astronauta Michael Collins, quien participó en la primera misión tripulada a la Luna

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -